43. Nueva Delhi, segunda parte.

by

Dibujos en manos para asistir a una boda.
“Quien ha ido a la India y solo ha visitado Nueva Delhi no ha visto la India, pero quien ha visitado la India pero no ha estado en Nueva Delhi no conoce la India”.
Ciclóstames el Herrumbroso en el siglo IX después de Trimandro el Vengativo.

Y quien habiendo estado en Nueva Delhi no ha cruzado, paseado, comprado y comido en Connaught Place no sabe lo que se pierde”.
Angel de la India.

Connaught Place.
Los modernos la llaman “sipi”. Es la plaza que sirve de punto de referencia en Nueva Delhi. Y ahora está hecha una maravilla. Ha estado medio cerrada durante varios años por las obras del metro y por un arreglo general. En noviembre del año pasado estaba acabada pero sin inaugurar y por tanto sin acceso al centro. Ahora me ha recordado la primera vez que estuvimos en Delhi, cuando al atardecer, era julio, nos sentábamos allí sobre la hierba.

Y en Connaught Place está Palika Bazar, un mercadillo subterráneo lleno de tiendas y de vida.

Y cerca de allí un restaurante con un bufet de ensaladas fantástico al que voy siempre una vez por lo menos.

Y por la plaza, occidentales despistados que se pierden en este laberinto que es muy fácil cuando lo conoces pero muy complicado al llegar la primera vez. Una de las veces que pasé por allí una joven pareja india me pregunta por Jan Path. Hacia allí iba yo y se quedaron sorprendidos de que supiese ir siendo extranjero.

“Sipi” una plaza a no faltar de ninguna manera y menos ahora que está tan bonita.

Los periódicos.

La lectura de los periódicos indios es una fuente de sorpresas para un lector occidental.

En Puri hay un templo muy sagrado Ya escribí una vez sobre el concepto de “más sagrado” en la India. Pues éste lo es mucho. Aquí no dejaron entrar una vez a Indira Gandhi, o quizás ella sabiendo lo que le esperaba ni lo intentó, pues por estar casada con un parsi no podía hacerlo. Puede que sea una leyenda pero lo leí hace tiempo. Ahora han echado a cinco peregrinos indonesios a pesar de que iban con policía y de que llevaban papeles que demostraban que aunque indonesios eran hindúes de religión. Los curas purines dicen que no permitirán entrar a ninguno que no “fit into their description of Hindu”.O sea que lo de la mujer del César.

En otro estado han prohibido un film porque ofende a no sé que grupo y por lo que he visto en la tele es una de esas pelis indias casi sin diálogo, en las que están a punto de tocarse todo el rato pero nada. Y parece que hay otro estado en que también están ofendidos y que también la van a prohibir. Imagino que el director nunca pudo imaginar mejor publicidad. Siempre que no le peguen un tiro.

Algo parecido le ha pasado a Talisma Nasreen, la escritora bangladesí que tuvo que irse a Calcuta por amenazas en su país y que ahora ha tenido que marcharse también de allí a Rajastán por presiones del gobierno de Bengala Occidental, que por cierto está en manos de la izquierda, que a su vez ha estado presionado por un grupo musulmán. Al final la escritora ha decidido retirar secciones de su libro que era una autobiografía porque había referencias a Mahoma y al Islam que no han gustado. Lo mejor de toda la historia es que los islamistas dicen ahora que no saben lo sincera que es su decisión. O sea que la persiguen, le prohíben el libro en Bengala, la echan y consiguen que se vaya de Calcuta y cuando dice que lo corregirá además tiene que ser sincera. Me ha recordado a la Inquisición: los acusados se retractaban de lo que hiciera falta bajo tortura pero los ajusticiaban porque no eran sinceros. “We need to match how sincere she is to her purpose”. Y a pesar de todo eso quieren que no le prolonguen el visado para estar en Calcuta donde por proximidad a su país y por la lengua común es donde ella había elegido vivir. Pues parece que sus libros se venden como churros. Es que en la India hay muchísimos musulmanes, pero hay tantos hindúes que solo con que una pequeña parte compre sus libros para fastidiar a los otros…

Y una noticia más cercana para nosotros, que lo de Talisma nos coge lejos, por ahora: “Los hombres realmente prefieren las mujeres razonablemente atractivas (vaya, las normales –esto es mío-). Van detrás de las sensacionales solo para impresionar a los otros hombres”. Esto debe ser una noticia de otro país pues aquí con la separación de sexos y los matrimonios arreglados no creo que suceda esto.

Y en este camino: “Forget Viagra, pomegranate juice is a good”. (Para los no vegetarianos: pomegranate es la granada, que en hindi se llama “anar”). Ahora entiendo algo de estas noches pues siempre después de cenar y antes de regresar al hotel me tomo un vaso enorme de “anar juice”. Parece que es un estudio de la universidad de California. Lo más curioso es la dosis que hay que tomar cada día: 0,236 litros.

“Doctor es que me he bebido 0,314 y me he puesto como un toro”.

Bueno, ya sé que esta información queridos jóvenes lectores os coge lejos (y a las lectoras ni te digo) pero como el tiempo avanza inexorable para todos aquí tenéis el enlace.

Sobre la discriminación positiva en la India.Hay todo un sistema de medidas legales para ayudar a los grupos más desfavorecidos que están incluidos en las llamadas “scheduled castes” (SC), “scheduled tribes” (ST) y “backward castes” (BC). Pues el Tribunal Supremo ha dictaminado que uno no se puede cambiar de casta: en la que uno nace es para toda la vida. Una persona no podrá ser identificada por otra casta que no sea la de sus padres. Y dice la sentencia: “la casta no puede cambiarse. Si tu padre y tu madre pertenecen a la casta Koli, tú no puedes pertenecer a la casta Malear Koli”. Yo había leído que la gente de castas inferiores cuando iban a la gran ciudad ocultaban su casta o decían que eran de otra superior. Como lo que hizo Luis Roldán, ex director general de la Guardia Civil, que se puso un título académico. Pues aquí es una chica que se había “bajado” de casta para entrar dentro de un grupo que tenía más fácil el acceso a un determinado centro de enseñanza. Lo dicho, que si eres Koli, Koli te quedas.

De Paquistán dice una columna que 1000 mujeres son asesinadas por “honor” cada año, aunque la mayoría de los casos no se denuncian.

Pero mi favorito es el cuadernillo de ”matrimonials” que aparece los domingos.

Hay un apartado “LOC “(lover over country) y que tiene el subtítulo de “matrimonials from across the border”, que es el sitio donde tú te anunciarías para buscar pareja, pero te advierto que algunos son muy exigentes.

Hay dos apartados solamente “novio busca novia” y “novia busca novio”. Como dicen los obispos españoles –y más gente, no nos engañemos- es lo que dicta la ley natural. Hace poco leí algo sobre lo de las parejas en la “ley natural”, que como su nombre indica es lo que ocurre en la naturaleza. Había todas las posibilidades que te puedes imaginar. Incluso hablaba de un animal –que no voy a decir cual para que no parezca un insulto- en la que había una proporción de machos que decidía mantenerse en el celibato. Así que también los obispos siguen la ley natural. Pues en la India solo dos posibilidades. Pero con muchos apartados y divisiones. Primero dos importantes: “cosmopolitan” que todos sabemos qué es y “aggarmal-biza” que todo lo contrario. O sea que ni idea de qué significa. En uno de los “cosmopolitan” el novio buscador pone hasta la hora y minutos en que nació. Imagino que para los que sois seguidores de creencias mágicas debe ser importante pero a mí me sorprende que se llegue a especificar hasta los minutos como si el parto fuese como cuando una gallina pone un huevo. Y menos mal que es “cosmopolitan”.

El otro apartado, el “aggarmal-biza”, tiene 22 subdivisiones por casta, 11 grupos por lengua, 6 por profesión, uno general con cinco divisiones, entre ellas gente que buscan HIV positivos y segundo matrimonio, hay 7 por comunidad, 1 por nacionalidad, 5 por religión, a saber: cristianos, hindúes, sijs, sij/sindh y musulmanes. Curiosamente ningún novio busca una novia budista o jaína. Sí que hay búsqueda de novios budistas.

Así que ya veis lo complicado que es eso del matrimonio en la India.

No sé si en el caso de las religiones no cristianas también consideran el matrimonio un sacramento o algo similar. Podría preguntarlo pero no sé si sabría explicar lo de la gracia santificante.

Olor.

Así como el olor que percibes cuando llegas al aeropuerto de entrada en la India es de zotal, el de los retretes de los cines de mi niñez, el olor del centro de Delhi es el olor a orina. Dicho así parece lo de la creatinina y el ph, como si no oliese. No, el olor es a meados. Te lo encuentras en determinados sitios. Así para ir desde Connaught Place a mis lugares de descanso atravieso un área densamente “urinated”. Claro que la gente tiene que mear en algún sitio y hay cubículos preparados para ello que se llaman “public convenience”, por supuesto solo para hombres. (Leí en un sitio que pedían disculpas por los “inconveniences” de que los “conveniences” estuviesen cerrados). Pero como aquello no tiene agua es algo terriblemente apestoso y la mayoría prefiere mear fuera de las “conveniences”, con lo que cada lugar de ésos tiene a ambos lados unos 30 metros de paredes meadas. Y que huelen horrible. ¿Qué hacen las señoras? Un misterio. Debajo de ese aspecto espiritual de la India se esconde una sociedad terriblemente machista donde la mujer no cuenta para nada.

Última hora sobre los peatones en Delhi.

No sé si el ayuntamiento u otro organismo público ha detectado que aquí hay muchísimas muertes de peatones. Han llegado a la conclusión de que una de las principales causas de los atropellos es que los peatones cruzan por donde les da la gana. Y les doy la razón. Cruzamos por donde queremos. Claro que argumentan que quizás lo hagan porque no hay suficientes pasos de cebra. No es que no hay suficientes, es que no hay casi ninguno. Y dicen que van a empezar una campaña en la que multarán a los peatones que crucen fuera de los pasos cebra. En algunos casos habrá que hacer 100 kilómetros para cruzar o coger un taxi para hacerlo. Pero el informe da idea de que el que lo ha hecho no ha andado o anduvido por la ciudad, que me recuerda a los munícipes de la patria mía, y de la tuya, que siempre van en coche oficial. Así no dice nada de la conducta de los conductores. En la India en general y en Delhi en particular, tú, peatón, no vales nada. O sea que cruzas la calle por un paso cebra y a nadie se le ocurre parar para que lo hagas. Incluso con los pasos cebras con un semáforo verde para el peatón y rojo para el coche. Muchos peatones cruzan la calle levantando los brazos como harían los de “Up with the people”. Pero caña al peatón.

Pero a pesar de todo eso y muchas más cosas sigo regresando a Delhi y sigo quedándome maravillado de cómo la gente puede sobrevivir en este ambiente tan desfavorable.

En este viaje he cogido un autobús urbano. Creo que ha sido la primera vez. Un señor se ha hecho cargo de mí, me ha guardado sitio a su lado cuando ha quedado libre y me ha ido explicando los diferentes edificios por los que pasábamos y cuando me tenía que bajar. Creo que me ha hecho bajar una parada antes de la mía pero es en la que se bajaba él y así me ha dirigido mejor. Ha resultado que era policía de esta ciudad: Delhi Police. Es curioso la cantidad de policías y militares que me encuentro.

Los precios.

No te puedes fiar ni un pelo. Paso por “Main bazar” y pregunto un precio: 50 rupias. Por si hay dudas: “five cero”. A la vuelta decido comprarlo: 150 rupias. En Palika Bazar pregunto otro precio: 2000 rupias. Me parece razonable pero regateo. Al final me persigue y me da dos por 800 rupias cuando ya había decidido que tan barato tenía que ser muy malo.

Pero a pesar de todo eso y muchas más cosas sigo regresando a Delhi y sigo quedándome maravillado de cómo la gente puede sobrevivir en este ambiente tan desfavorable.

Vendedor de té.

Anuncios

Una respuesta to “43. Nueva Delhi, segunda parte.”

  1. Álex Cantos Says:

    Excelente entrada herman@. Serviría como prologo literario y sempiterno, atemporal a cualquier guia de esa Delhi tuya. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s