35. Shillong, día 2.

by

3:7. Be not wise in thy own conceit: fear God, and depart from evil . (Proverbs).

En el hotel me dan el periódico del día y veo que hay disturbios en Asam en la zona de Guwahati. Que ha habido algún muerto y que les darán 3 lahk por muerto y 50 mil rupias por herido. Unos 5200 € y 900 € respectivamente. Otra noticia dice que el antiguo “chief minister” de Nagaland, y ahora gobernador de Goa, ha regresado a su pueblo de Nagaland y que ha escapado de un atentado. Lo especial es que es la sexta vez que atentan contra él. Eso es ser obstinado y tener suerte. Yo me retiro.Mientras espero que sean las 10 y vengan a buscarme, voy a dar un paseo.

Catedral de Todos los Santos, Shillong.

Me acerco a la catedral de Todos los Santos. La guía dice que parece sacada de una fotografía de las que ponen en las cajas metálicas de galletas. Realmente es una monada. Como es domingo están celebrando misa y está llena. Un grupo de jóvenes la sigue, más o menos, desde el exterior. Les pregunto si es católica. No, anglicana. El cura habla inglés y pasan unas jovencitas vestidas casi a la europea. En los tablones veo que hay servicios en inglés y en khasi. Al lado está la “Church of North India North-East India Diocese” del obispo Kuti de Shillong. Una casa bonita, pero sencilla y pequeña. En su puerta un humilde coche Ambassador blanco y muy limpio. Foto.

Palacio y coche del obispo.

Seguro, querido lector, que tienes un amigo con un adosado más opulento. O quizás tú mismo.

Me hubiese gustado quedarme hasta la salida de misa para ver como eran e iban vestidos los fieles pero no tengo ni idea de cuanto tiempo duraba y tenía que regresar al hotel.

La iglesia, o la diócesis, la crearon en 1876.

Iglesia presbiteriana de Shillong.Paso por otra iglesia, esta presbiteriana, y en la fachada un gran letrero que dice: “Fear the Lord and depart from evil. (Proverb 3.7)”. Como lo bíblico a veces tiene traducciones especiales busco en la web no vaya a meter la pata. Primera sorpresa: el diablo en persona he estado modificando alguna de las direcciones que tenía guardadas en “marcadores”. Si no, no se explica que donde antes estaba “Spanish bible” ahora la dirección sea www.epicurious.com cuya página de bienvenida tiene como eslogan “for people who love to eat”. Así que busco en otros sitios y encuentro esta traducción del proverbio: “Teme a Jehová, y apártate del mal”. Pues será la oficial pero yo hubiese puesto mejor “Señor” que “Jehová” y por lo menos “Mal” con mayúsculas. Y luego lo veo en latín y claramente es “Señor”. Lo extraño es la primera parte del proverbio que no habían escrito los presbiterianos seguramente porque es de difícil explicación: “No seas sabio en tu propia opinión”. O sea de esas frases que gustan pronunciar a profetas, que no tienen ni pies ni cabeza, pero que dan un aura de conocimiento sin límites a los que la pronuncian.

Paso cerca de una casa colonial preciosa que parece algo oficial, “Das Roy house”, y que da una idea de cómo debía ser el Shillong colonial.Das-Roy.

De regreso al hotel me percato de que aquí el transporte público mayoritario son los taxis compartidos; coches pequeños, Suzuki. Cuando van cuesta bajo circulan en punto muerto y de esta manera no los oyes llegar y te dan bastantes sustos.

Mientras espero en el hotel a que vengan a buscarme me acuerdo de una vez que viajando con mi mujer hacia la península del Sinaí nos paramos en Suez o en Port Said. Allí conocimos a unos jóvenes que nos invitaron a ir de excursión con ellos al día siguiente que debía ser la fiesta semanal. Debimos pensar que sería interesante como experiencia por la convivencia con ellos y accedimos. Resultó ser un grupo de jóvenes que habían alquilado un autobús para ir a pasar el día en El Cairo de donde veníamos nosotros y a donde no teníamos ningún interés en volver. Fue una gran experiencia pero agotadora. Pues así un poco de miedo me daba a mí que pudiese resultar la experiencia de hoy.Vendedor callejero en Police Bazar.

Aparece en el hotel mi amigo con su hija. Gran alegría al verme. Su hija es una encantadora jovencita nepalí de 17 años que parece una niña y que habla muy bien inglés pero a toda velocidad. Le tengo que explicar que no soy inglés y que en España se habla español.

El plan es ir a su casa y comer allí.

Cogemos un taxi compartido y vamos al cuartel. Viven en un grupo de casitas bajas que recuerdan las que quedan todavía en España construidas en los años 50 y comienzos de los 60 y que se llamaban “casas baratas”, creo que del Instituto Nacional de la Vivienda. El piso es pequeño, limpio y austero. Su mujer también es nepalí. Me explica que ellos, los nepalíes, son los únicos extranjeros que pueden estar en el ejército indio. Él ahora está de vacaciones y se jubilará al acabarlas, el mes que viene, después de 20 años de servicio. Y que su graduación es de “havaldar”, pero en las cajas metálicas con sus pertenencias delante del nombre, como un título, pone siempre “hav”. Me enseña una guerrera y deduzco que es un grado semejante a sargento. Su gran ilusión es marcharse toda la familia a Nepal y comprarse una casa con el dinero que, como prima, le da el ejército al jubilarse. Pero tiene que esperar a que su hija acabe el colegio en un par de años.

A llegar a la casa el hijo, de 12 años, está jugando en la tele con unos amigos pero a esos juegos antediluvianos de tipo ping pong. El niño me llama “sir” pero su padre le corrige y le dice que me llame “tío” que es más de amigos. ¡Con lo que me gusta que me llamen “sir”! Pues nada, cada vez que me lo dice su padre que me diga “uncle”.

Nos traen de comer pero solo a él y a mí. Unos platillos vegetales acompañados de una especie de churros. Todo es comida nepalí y está muy bueno. Y me hacen repetir varias veces. Como no conozco sus costumbres no sé si lo correcto es hacerlo o no, así que me dejo llevar. Luego cuando ya creía que habíamos acabado de comer me preguntan si soy vegetariano. Resulta que eso era como un aperitivo y que habían hecho algo con cordero. Total, que a comer de nuevo, pero esta vez con los hijos también. La mujer no sé cuando lo haría.

Así pasamos la tarde yo explicándoles cosas de España y ellos de su vida. E insistiéndome continuamente que me quedase a cenar. Les expliqué lo de este blog y que tenía que ir a internet.

Al fin apareció su amigo, el que me envió la nota de internet. También “hav”, nepalí y a punto de jubilarse. Simpático y amable. Y vuelta a insistir que me quedase con ellos a cenar. Al fin conseguí convencerles de que tenía que regresar al hotel. Les dije que bastaría con que me buscasen un taxi en la puerta del acuartelamiento pero me dijeron algo como que era una ciudad muy peligrosa, así que allí nos fuimos los cuatro, padre, hija, amigo y yo en un taxi y no me dejaron hasta que entré en el hotel. Eso sí les prometí que iría a visitarlos a Nepal dentro de un par de años.

Enseñanzas de un hav nepalí. Y de su hija.
La dote de las novias nepalíes depende del grupo al que pertenezcan. Sí existe en grupos de Darjeeling y Dehradun que son hindúes. No en los grupos budistas.

En la escuela a la que van tienen seis horas de permanencia cada día de lunes a sábado y cada segundo sábado del mes tienen también fiesta. Empiezan a las 8:30 hasta las 14:30 con un descanso de 20 minutos y otro de 30 para comer, pero la comida se la llevan de casa.

Una botella de whisky indio cuesta en le economato militar 80 rupias y en una tienda de la calle 150.

A un hav con 20 años de servicio al jubilarse le quedan 3000 rupias mensuales, unos 52 € que aun en la India no es suficiente para mantener una familia y más si tienes dos hijos escolares. Además después de jubilarse deben dejar la vivienda militar en los próximos tres meses. Esto les obliga a buscar otro trabajo. Posibilidades: Iraq o Afganistán. No logré saber si lo decía en serio o en broma. Pero la cosa está jodida.

Su idea de lo que es una ciudad peligrosa no coincide con la mía.

Hubo más, pero eran más personales y no se puede contar todo.

Anuncios

3 comentarios to “35. Shillong, día 2.”

  1. Carmen V Says:

    Menos mal que has fotografiado al joven hindú, si no pienso que estabas en algún lugar de la América profunda.
    Me resulta muy entrañable tu visita familiar al hav, tal y como lo cuentas me recuerda tardes de visita familiar en mi infancia.

  2. Angel de la India Says:

    Carmen V (¿de Alemania y I de España?):
    por diversos motivos no explico cosas que me contaron o sentimientos que me produjo el estar en aquella casa pero fue una familia entrañable.
    Además de la cita de los Proverbios que imagino es lo que te ha recordado la América profunda también digo que la casa del obispo no tiene nada que ver con los oropeles de las iglesias occidentales.
    Solo una observación antropológica: el vendedor de la foto seguramente es khasi.

  3. 59. Sri Lanka 2014. Trigésimo primero día de viaje. 25 de octubre, sábado. Colombo II. | El sol es... Says:

    […] […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s