26. Sílchar.

by

Pescatero de Sílchar.La guía dice que la parte más bonita del sur de Asam son las colinas de Cachar, pero te recomienda no ir porque hay problemas con los separatistas de Dimasa. Sí se puede ir a Sílchar, que es un lugar seguro. Además esta ciudad es una etapa necesaria para ir a Tripura.

De Sílchar dice que no tiene ningún atractivo turístico, que es simplemente un nudo de comunicaciones y que los hoteles tienen una buena relación calidad/precio.

Pues eso fue lo que me encontré. Saqué el billete para el día siguiente para Agártala a un empleado muy amable de la ASTC que me advirtió que aunque el bus salía a las 6:30 de la mañana debía estar a las seis. Es una práctica común que tienes que hacer una especie de “facturación” como en los aviones y tienes que llegar antes. Además en algunas ocasiones salen unos minutos antes de la hora oficial.

Luego al hotel que estaba al lado y que realmente tenía la mejor relación calidad/precio de todo el viaje.

Imagino que hay un mercado y un bazar alrededor así que me voy en su busca. Mercado de Silchar. Vendedor hojas de betel.Muchos puestos con hojas de betel, pero con mucha cantidad. Las tienen tan bien organizadas que forman un montón muy fotogénico.Mercado de Silchar. (Colores sin retocar). Después busco y encuentro el mercado del pescado. Es curioso que en una ciudad como ésta haya un mercado mayorista y otro minorista. Todos los pescateros son hombres y toda la mercancía tiene muy buen aspecto.

Busco algún parque donde pueda sentarme a leer y escribir. Nada. Paso parte de la tarde en internet enviando estas notas y prontito a dormir que hay que madrugar.

En el hotel se sorprenden de que llegue ya cenado y no quiera hacerlo en la habitación. La mayoría de los indios lo hacen así. A veces te sorprende que el restaurante del hotel esté vacío para cenar y luego por las mañanas ves los pasillos con montones de platos delante de las habitaciones. Ha habido hotel donde todas las noches cuando ya estaba en la cama me han llamado por si quería pedir algo para cenar. Y he tenido que insistirle que no. De esos que dices en tu interior: ¡Que no, pesado!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s