4. Calcuta, día 1.

by

Taxi Ambassador, típico de CalcutaLlegas a Calcuta y ya estás en la India. Ésto que parece una tautología, que tanto gusta a los políticos, intento que no lo sea. Quiero decir que es el país que realmente esperas encontrar. Después de dejarnos levantar de los asientos en el avión, nos tienen más de 20 minutos de pie esperando los permisos necesarios. Y no es que fuese un aterrizaje inesperado pero es que a pesar del tamaño de la población, este aeropuerto se debe parecer más al de Teruel que al de Barajas. Llegamos a la una de la noche y a esa hora no llega nadie más, pero tenemos que ir en autobús hasta la terminal. Y como en estos vuelos hay un montón de viejecitas indias que deben volver de ver a sus seres queridos en Inglaterra o bien que regresan aquí para morir cerca del Ganges, pues todas viajan con una maleta o bulto dentro de los tamaños permitidos pero a tope de peso y nos hacen bajar por una escalera muy empinada y luego subir a un autobús de esos antiguos con tres escalones muy altos. Quizás pretendan acortar el transito, vaya, el tránsito a la incineración. Total que ambas operaciones se hacen eternas. La ventaja es que luego no hay que esperar casi nada al equipaje.

Y después de la escalera y el autobús cochambroso en cuanto entras en la terminal lo primero que te encuentras es el olor a zotal, el mismo de los cines de mi infancia. Y luego ya con el equipaje cojo un taxi de prepago. Afortunadamente me quedaban algunas rupias del año pasado porque los del cambio del aeropuerto son unos atracadores. Te cambian a 52 rupias por euro (y comisión) y en Calcuta a más de 56 (sin comisión). Así que ya tienes un consejo “de gratis”.

Y ya estas inmerso en la India, porque es noviembre pero en Calcuta a las dos de la mañana hace 23 grados y además notas ese ambiente pegajoso de los trópicos. Hay una especie de neblina que no sé si es producto de la humedad o de la contaminación o quizás de una mezcla de ambas. Los taxis amarillos de esta ciudad son viejos modelos Ambassador y a mi me ha tocado uno viejísimo. Debemos ir a 40 por hora y además siempre que no es imprescindible apaga las luces. Como esperas que la India este llena de gente te llevas la sorpresa de que no hay nadie. A mi taxi le cuesta llegar a mi destino casi una hora. Ya dentro de la ciudad tampoco encontramos a casi nadie pero sí grupos de 4 ó 5 perros y algún conductor de rickshaw, de esos arrastrados por ellos, los conocidos como “hombres caballo”, durmiendo debajo del vehiculo. Pero en general es una ciudad desierta.
El taxista, que no habla una palabra de ingles, me deja delante de la iglesia de Santo Tomas. Es que este año he vuelto al YWCA donde estuve el año pasado y el que le ha dado el ticket además del nombre de la calle le ha dicho algo de los cristianos. Esta noche he aprendido que el nombre de mi calle tiene en Calcuta una “street” y una “row” que están cerca pero son diferentes. Menos mal que yo sabía que no era allí, si no me tienes hecho un panoli llamando a la puerta de una iglesia de madrugada. Le digo que no es allí y después de merodear un rato encuentra a un vigilante de un edificio que le indica la dirección correcta. Total que a las tres ya estoy en la cama. Todo un éxito.
Esta mañana me levanto un poco atontado por la falta de sueño y el cambio horario, pero después del frugal desayuno estoy como nuevo.
Me voy a la oficina de turismo. Aquí hay que ir a la de la India que la del estado bengalí funciona muy mal para la información. Además si tienes que coger un taxi te proporcionan la imprescindible “taxi fare conversion chart” donde te dice lo que tienes que pagar en función de lo que diga el taxímetro si es electrónico o mecánico. Un ejemplo. El electrónico marca 39 rupias o el manual 19,50 pues debes pagar 72,20. Fácil, ¿no?
Bueno, esta tirado si tienes la tabla conversora que si no sabes la historia y eres un luchador nato imagínate las broncas con los taxistas.
Le pregunto a la señorita informadora sobre los permisos para ir a los estados del nordeste y me dice que si voy solo que no hace falta que vaya porque no me los darán. Pero sí me regala un precioso librito sobre esos lugares. Pero de Orissa adonde se puede ir sin problemas solo un par de hojas fotocopiadas.
Me voy a cambiar euros por rupias en la zona “mochilera”. Se me acerca un individuo ofreciéndome hachis y algo mas que no entiendo. Le digo que no. Vuelve a la carga. Me vuelvo, le miro con cara de que se va a llevar una hostia y le digo “que te he dicho que no” y no insiste. Aguanto muy mal que me ofrezcan drogas pero mucho peor que insistan en ese tema.
Esta zona esta llena de mendigos. Es además el lugar donde viven los de las ONG y Teresacalcutanas españolas. Porque en esta ciudad hay mendigos pero son esos que te piden a tí igual a cualquier indio o bien pobres viudas que están sentadas en el suelo esperando que alguien les eche una moneda. Pero los de esta zona están a la caza del occidental de corazón tierno que ha venido a solucionar los problemas de los servicios sociales de la India.
Luego a buscar el billete de tren. Paso por la zona donde estaba la maquinaria administrativa británica cuando el imperio. Algunos edificios impresionantes en lastimoso estado y otros preciosos. En estos siempre un montón de policías alrededor. Pero muchos y de variados uniformes. Hay una oficina especial para sacar los billetes de tren los extranjeros.
Por si no lo he explicado antes: en algunos trenes indios hay una cuota de billetes para los extranjeros y se sacan allí. Son amables y un poco lentos. Yo quiero ir a Guwahati en Assam. Hay cuatro trenes pero uno sale dos días por semana y no puedo cogerlo. Otro llega de madrugada y ¿qué hago yo a las 4 de lo mañana en una población que no conozco? Otro tarda un disparate. Así que solo hay uno interesante: la cuota para extranjeros esta llena todos los días. Se me ha olvidado cuantos asientos nos dejan porque a lo mejor dejan uno o ninguno. ¿Y sin cuota? También todo lleno. La única posibilidad es coger el tren lento. El que quería coger yo tardaba 17 horas y media. Éste 23 horas y cuarto si llega a la hora.
Cuando acabo la compra veo a un señor occidental totalmente despistado. Resulta ser inglés e intento ayudarle en la mecánica de sacar el billete y hemos acabado hablando mas de media hora. Y como hace un par de años con otros ingleses estoy a punto de meter la pata. Le he empezado a explicar lo de los descuentos para los mayores de 60 años pues yo le echaba unos 65. Menos mal que me he parado a tiempo: tenia 52. No volveré a hacerlo. Si se quedan sin descuento que se queden. Éste era la primera vez que venia a la India y sus primeras vacaciones en cinco años (que era empresario) y estaba alucinado con Calcuta. Después del chasco de los años no me he atrevido a preguntarle por su situación familiar.
Como iba a Darjeeling me ha preguntado mucho por el viaje. Ha sido una conversacion muy interesante. Sobre todo para él.
Tras un pequeño descanso en el hotel tomo un té con pastel de chocolate en mi sitio favorito. Después vuelvo a la zona mochilera a Internet. He regresado al mismo sitio que descubrí el año pasado y que me dijeron las españolas que conocí en Sikkim que era propiedad de una española aunque a lo mejor no es así. Todo la clientela es gente joven y bastantes españolas cacareantes. Quiero decir con eso que hablan mucho en voz alta de donde irán a cenar y a tomar unas “birras” . Y eso desde un puesto de PC a otro que está en la otra punta de la sala. A la cobradora, que es española y no sé si la dueña, le pregunto que porqué hay tantas nacionales: que ahora es la época y que vienen por lo de las ONG.
Doy una vuelta por allí y veo que están preparando todo para el Diwalli. Al hotel a descansar que ando con los ritmos un poco complicados.

Notas viajeras.

1. En la oficina del ferrocarril me han explicado una duda que tenía sobre las estaciones de esta ciudad y que quiero compartir contigo para cuando vengas. Hasta ahora había dos estaciones: Howra, la enorme, y Sealdah, la céntrica. Ahora hay otra mas, Calcuta, que no aparece en las guías ni en los mapas pero sí en los últimos horarios. Es una nueva estación que ahora tiene pocos trenes pero que se irá haciendo mas grande.
Los de AVE deberían venir aquí a aprender porque si Barcelona tiene problemas geológicos no quiero ni pensar en Calcuta.

2. Ayer en el avión nos pusieron un documental sobre lo de las salidas de emergencia y todo eso. Ahora una de las cosas que explican es la posición en que debes ponerte si hay un aterrizaje de emergencia. Vaya, si te vas a estrellar. Que puesto que te vas a matar no sé si no seria mejor que te dejasen los últimos momentos tranquilos y feliz. Porque además si vuelas con tu pareja o con tu mejor amigo o amiga a lo mejor piensas que te puedes sincerar y contarle aquella putada que le hiciste: “Manolo, que el hijo no es tuyo” o cosas por el estilo. Y luego resulta que era una falsa alarma y que el carter no estaba embozado…
Volviendo a la información viajera. Los de la clase económica, también llamada “turista”, (lo de “económica’ suena como si fueses “de gratis”) debemos ponernos con las manos sujetando la cabeza y ésta encima de las rodillas. Algo así como “me mato, y se ha acabado todo y estoy acojonado”. Vaya, una postura un poco cobarde. Los de la clase “preferente”, también llamada “bussines” (que no se que “negocio” hacen pagando dos o tres veces más por el mismo viaje) deberían seguir sentados con la espalda apoyada en el respaldo del asiento y con las manos cruzadas sobre el pecho. Una postura muy digna y que se parece en la iconografía cristiana a la de los mártires.

¿Por qué esa diferencia?

Anuncios

2 comentarios to “4. Calcuta, día 1.”

  1. Chiqui Says:

    Que de cosas pasan por la cabeza de uno cuando está a solas, ¿verdad?. Me encanta que nos las cuentes…

  2. Angel de la India Says:

    Pues como en todas las pruebas estadisticas elimino los dos extremos de la campana de Gaus. Los inertes, aburridos y monotonos no me cuestan nada eliminarlos pero los del otro extremo…Pero no se pueden contar y ya esta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s