1. Otra vez a Turquía.

by

Mi amigo editor de “el sol es” me vuelve a alojar en su “bitácora” (ver entrada en este blog “¿Qué es ‘El sol es’?”) pero en el sentido que él explica: “una bitácora es un armario que aloja el compás y los elementos de compensación”. Yo estoy “alojado” en ese armario y soy un “elemento de compensación”. Yo siempre que hablo de este blog digo que está cargado de pensamientos filosóficos y morales. Debería decir que también de palíndromos dado el gusto que tiene por ellos. Sin embargo mis crónicas viajeras son la parte compensatoria y frívola. Y al revés de su gusto por la anonimia que declara en la entrada citada más arriba, todos los que me leen me conocen porque sólo lo hacen los amigos o espero que se hagan amigos en cuanto me lean.
1. El viaje
Mi primer artículo de mi anterior viaje a Turquía hacía referencia a una charla de Alvaro Pombo a la que asistí. La de este viaje voy a hacerla a un libro de Nooteboom que he leído. No veáis un exceso de literatura en mi vida, pero si no tienes ideas propias tienes que buscar en las ajenas, que ya me gustaría decir de mi propia cosecha lo que dice en ese libro que decía Ibn ‘Arabi: “El origen de la existencia es el movimiento. Esto significa que la inmovilidad no puede darse en la existencia, pues, de ser ésta inmóvil, regresaría a su origen: la Nada.” ¿Por eso estoy de nuevo de viaje? Pues sólo por eso no, porque esa frase también se podría aplicar al conductor de la línea 6 del metro de Madrid, que por ser circular además, se acercaría todavía más a los pensamientos religiosos de Ibn ‘Arabi y de los molinos de rezo tibetanos. Pero ciertamente en el prólogo del libro de Nooteboom hay ideas relativas al viaje que son muy interesantes y que además explican porqué vuelves a los mismos países y lugares pero que desde tu perspectiva de viajero siempre son diferentes o a los que no te importa volver. ¿Cuántas veces vuelves a Toledo o al barrio gótico de Barcelona o a Córdoba? ¿Cuántas veces volveré a Estambul o a Delhi? ¿Cuántas veces volveré a pisar una playa del Mediterráneo? Pues mientras el cuerpo aguante. Y lo ya conocido y lo que acabas de conocer te ayuda a elaborar tu teoría de la vida y a aumentar tu conocimiento del mundo. ¡Y encima te gusta! El prólogo de ese libro cita de nuevo a Ibn ‘Arabi: “En cuanto ves una casa, te dices, aquí me quedo, pero, nada más llegar a la casa, ya la estás abandonando para partir de nuevo”. Y eso me pasa en mis viajes y eso me pasará también en éste: llegaré a un sitio especial, no hace falta que sea maravilloso, donde diré: me quedaría aquí hasta el final del viaje o de mi vida. Pero luego la atracción del camino o del movimiento hace que busques una nueva casa para partir otra vez cuando la encuentres. Os recomiendo, queridos viajeros a ese autor holandés. Yo le he cogido un cariño especial porque además de lo que escribe hace una referencia a un desayuno en el Parador de Alcañiz cuando intenta crear un hotel ideal al lado de lugares como Santiago de Compostela, Bali o Dakar.
Y así con este bagaje y estos pensamientos me voy de viaje otra vez a Turquía.

PS.
La verdad: me voy huyendo de las palabras de vuestro Aznar sobre la guerra de Iraq. Por si alguno las ha olvidado: “No había armas. Ahora yo también lo sé. Tengo el problema de no haber sido tan listo de saberlo antes”. Esto lo dijo el 7 de febrero del 2007. El 13 febrero de 2003: “Puede estar usted seguro y pueden estar seguras todas las personas que nos ven que les estoy diciendo la verdad. El régimen iraquí tiene armas de destrucción masiva”. Cuatro años durante los cuales gente más lista que él, por emplear sus mismos términos, lo han ido reconociendo. Y piensas que si sabe como está ahora aquel país va a continuación a pedir perdón por su actitud anterior pero la frase del 7 de febrero pasado acaba con “Pero es que, cuando yo no lo sabía, nadie lo sabía. Todo el mundo creía que las había”. A pesar de toda la crudeza de estas palabras lo mejor todavía es ver las imágenes del acto cuando las pronuncia. Yo que no lo había visto lo hice por recomendación de Buenafuente y Antonio Martínez para contemplar el momento superlativo de esas declaraciones: cuando se rasca la cabeza. No te lo pierdas.
Aviso.
Para aquellos que no me conocen o me leen por primera vez: una frase que leí de Haro Tecglen:
“…y las ideas que me surjan en ese difícil examen de ingenios pueden ser producto de mi condición satírica más que de la manía de ecuanimidad.”

Anuncios

8 comentarios to “1. Otra vez a Turquía.”

  1. jose luis Says:

    Yo espero que sigas viajando y regresando a los sitios que te gustan y que conoces durante muchos muchos años. Tu “literatura” también nos da ideas a los que a veces no las tenemos.
    Después del comienzo que golpe de realidad más brutal nos has dado recordándonos las palabras de Jose Mari, y todo lo que hay detrás. En fin, no hay más que ver un telediario y ahí está, la realidad de Irak, día tras día. Qué pena!

  2. Angel en Turquia Says:

    Joseluis, me alegro de volver a encontrarte en las paginas de ESE.
    Ya sabes que lo tuyo de no viajar es pasajero.

  3. carmen lahoz Says:

    querido primo, estoy como siempre de culo , pero no por eso me olvido de que estas pasandolo de miedo y yo de curro total, mañana me operan de menisco, ya sabes cosas de la edad, pero ten presente que con arreglitos voy tirando y

  4. luigi Says:

    ¡Qué razón tenía Haro!, y que maravilla de routier con la agudeza de relatarlo como tu lo haces.

  5. Chiqui Says:

    Vuelvo a engancharme a tus relatos… y quiero que sepas, que yo, muchas veces te cito.

  6. Angel de Turquia Says:

    Voy a pedir al editor de ESE que ponga un filtro antihalagos porque me decis unas cosas…

  7. Maribel Royo Says:

    Estas palabras son de Pepe, que por fín ha leido tu blog:

    Querido Angel, me he llevado una grata sorpresa, al percibir el tono, irónico, sentencioso, pausado que utilizas para describir tu forma de sentir.Me alegro por tí, aunque lo de viajar y el camino, puede ser que no me sienta muy identificado, pues como sabes prefiero ” ver pasar las horas”.
    Recuerdo al niño Angel J. con la espada de hierro que le había hecho su padre , presumiendo de su posesión, ante nosotros sus amigos. Sin embargo este deambular tuyo es un disfrute menos exhibicionista… ¿sí? o ¿no?

  8. Angel de Turquia. Says:

    Visto el comentario ahora entiendo el gusto por la anonimia de el editor del elsoles. He enviado a la redaccion una cronica todavia no publicada que podria parecer una contestacion maliciosa a quienes conozcan a Pepe pero insisto en que la habia enviado antes. En un viaje a la İndia hice una propuesta dirigida a ti, Pepe, que claramente no leiste. Era sobre Brama. Este viaje tambien hay otra propuesta.
    Sobre el exhibicionismo. Como es un poco largo te contestare en mi cronica del monasterıo de Zafaran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s