13. De Calcuta a NJP.

by

Locomotora de los ferrocarriles de la frontera nordesteEl viaje recomendado para ir a New Jalpaiguri (NJP) es con un tren nocturno, pero entonces no ves nada, así que lo hago en uno diurno. La clase es CC (Chair car) un vagón corrido con unos grandes butacones como los del TALGO de antes. Por cierto, ¿existe todavía? La verdad es que estaba equivocado porque las otras veces que he cogido esta clase, la comida y bebida estaban incluidas en el billete y hoy he aprendido que eso iba con el tipo de tren y no con la clase de billete.
Mi compañero de al lado es un joven indio alto y guapo. Es que antes siempre me fijaba buscando pretendientes para mi hija y aunque ahora ya no hace falta se me ha quedado el reflejo. Además me ha sorprendido saber que tiene 43 años y no esta casado (sigo con el reflejo). Imagino a su madre dándole la paliza todos los días con ese tema. Debe ser huérfano. Tiene un ingles no demasiado difícil para mí y ¡oh cielos, me ha preguntado por las luchas de búfalos en España! Claro que se refería a las corridas de toros pero en un país donde esta prohibido matar a las vacas en muchos estados, es una pregunta muy comprometedora. Y eso que no sabe que algunos le siguen llamando la “fiesta nacional”. A cambio ha respondido pacientemente a todas mis preguntas. Se llama Shaw aunque no tiene ascendencia británica. Pasa un camarero a las 10 para elegir el menú de la comida. Shaw me ayuda en la elección. Se puede escoger entre algo con pollo, algo con pescado y algo con huevos. Elegimos lo último. Su explicación es que los huevos son los que necesitan menos manipulación y por eso y otras cosas lo veo muy preocupado con la higiene. Aquí lo pasará mal el pobre.
A las 11 sirven la comida en una bandeja de acero inoxidable con compartimentos que es un estándar en este país. Ponen un poquito de cada cosa en cada compartimento: un par de huevos duros con salsa, un poquito de lentejas con patatas con salsa, una especie de sopa, una ensaladita de pepino, algo que no sé que es pero pica, pica y una gran ración de arroz hervido. Total 40 rupias, unos 70 céntimos de euro, unas 120 pesetas. Cada vez que para el tren, lo que no es frecuente, suben unos 20 vendedores al vagón y se organiza un buen follón. Debe ser porque el nuestro es el único con ventanillas cerradas y en los otros los atienden desde el anden. Un té, 4 rupias. A mitad de viaje paramos bastante rato en una estación, Malda, como el pasaje de Barcelona. Mi vecino y yo aprovechamos para bajar al anden a estirar las piernas. Imagino la bronca mental de mi mujer: “¿Y si se va el tren y te quedas en la estación?”. Aprovecho para seguir el interrogatorio. Hay un señor en el anden con una cacerola con una especie de potaje y chapatis, esos panes planos. Sirve en un papel de periódico dos chapatis y una cucharada de potaje. Vale unas 10 rupias. Le pregunto si es la merienda entre la comida y la cena y me dice que no es “entre”, que es “en lugar de”. Que las 40 rupias de la comida son mucho dinero para mucha gente. También aprendo mi primera palabra en Bengalí: “cha”, o sea té, como en portugués, que en hindi se dice “chai”. Los vendedores de té pasan repitiendo una cantinela que suena como una sola palabra: “chacoficha, chacoficha”.
Una sorpresa: me pregunta si en España hay muchos monumentos romanos. Y en que se diferencian los cristianos unos de otros. Me hubiese gustado explicarle que en el siglo XVI se separaron por la intransigencia y la codicia y que cuando el Cisma de Oriente… lo siento pero mi ingles no da para tanto. Mientras vamos atravesando un terreno llano cubierto de campos de arroz y en mi reproductor de música suena Zelenka. ¡Qué felicidad!

Anuncios

4 comentarios to “13. De Calcuta a NJP.”

  1. LUIGI Says:

    Ciertamente me he partido de risa con esta crónica, sobretodo con lo de la lucha de búfalos y tu interjección.

    Malditos los sádicos que en pleno 2006 disfrutan con el sufrimiento ajeno con ésta, nuestra cultura ¿democrática-occidental?

  2. Angel desde la India Says:

    Que no, que no son sadicos, que es la fiesta nacional.Y un arte. Ademas es algo ancestral que no recuerdo.

  3. jose luis Says:

    Ángel, yo suelo viajar por la noche, me parece más cómodo y siempre ahorro un día de viaje, claro que yo suelo ir pillado. Pero si es verdad que pierdo la posibilidad de ver el país desde el tren. Porqué eliges tú viajar de día?
    Los chais on the ways, me dan un miedo tremendo. Recuerdas lo que conté de mi amigo, como un maniquí, amarillo y casi con parálisis. Creo que fue un chai. Todavía recuerdo la palabra chai, sonar hasta aburrirme en cada parada del viaje a Benarés.

  4. Angel desde la India Says:

    Pues por eso porque por la noche no veo nada aunque es verdad que los viajes de dia se hacen interminables algunas veces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s