9. Calcuta, cuarto día, 1/2.

by

Kali de pié sobre SivaHasta ahora no os había hablado del hotel. Me decidí en España por uno del YWCA (Young Women Christian Association) porque vi que admitían también señores. Una vez estuvimos en uno en el sur de la India, creo que en Ootacamundy. Y estuvo bastante bien. Tenía aspecto británico, era austero y limpio. En otras ocasiones ya sabéis que he estado en albergues para peregrinos budistas pero no es que vaya buscando los sitios confesionales. Pues éste de Calcuta, donde hay más de esta organización, es austero, austero. Las camas son duras, duras y la decoración inexistente. En mi habitación hay una lámina con un dibujo de un caballero romano. Bueno pienso que romano por lo de los cristianos porque a lo mejor es cartaginés o lidio que yo no los distingo. Tampoco si es un santo o era de los que hacia santos, mártires para ser más exactos. Tengo un gran ventilador en el techo y lo mejor dos grandes tubos fluorescentes, que en muchos sitios la luz eléctrica es muy escasa. Un cuarto de baño grande y una mesa. Realmente no necesito nada más. Pero en lugar de ventana la habitación da a un largo y ancho pasillo que acaba en un cristo crucificado como los de Semana Santa. Pero en conjunto no está mal y además está muy céntrico. Imagino que habrá mas gente pero sólo he encontrado a un par de señoritas en el comedor, porque el desayuno está incluído. También austero: tres rebanadas de pan de molde (que una señorita ha descortezado cuidadosamente, ¿será de alguna secta?), una tortilla francesa el primer día de un huevo de codorniz y los demás días un huevo duro, un trocito de mermelada y otro de mantequilla y un té pequeñito. Le pregunto a la señorita de la oficina de qué tipo de “cristianos” es esto y me dice que aunque ella es católica el YWCA es protestante. Le pregunto por el Diwalli y me contesta que es mañana, o sea que monto toda la estrategia en función de esa fiesta y la voy a pasar en el tren. Y me explica que es Diwalli en unos sitios y en otros no y que aquí es algo así como la festividad de Kali. ¡Y yo que iba a ir al templo de esa diosa! Me advierte que estará lleno de gente y que tenga cuidado que me pueden robar. Eso del consejo del robo, que agradezco, es una constante en cualquier país. Siempre les parece que el suyo es el más peligroso. Me voy al templo en metro. Se nota que es sábado y fiesta porque va bastante bien.
Kali.
Realmente hoy debe ser Santa Kali o la Virgen de Kali o algo así porque la ciudad esta llena de altares dedicados a ella. Me gustaría saber que piensan los iconófobos islamistas. Además la representación de Kali no tiene equivocación posible, o se esta comiendo a alguien (espero que malo) o tiene alguna cabeza en las manos. Cuatro para ser más exactos. Cuatro manos, quiero decir. Y siempre con una lengua muy roja fuera de la boca. El cuerpo generalmente azul y algunas veces negro. Es una de los avatares de la esposa de Siva y se cree que en el lugar de este templo había uno muy antiguo dedicado a Kali, de donde el nombre de Kalicata, luego britanizado en Calcuta. Pues allí he llegado. Lo había visitado en mi primer viaje pero lo de hoy es impresionante: una gran multitud haciendo cola para entrar en el templo. Antes de llegar hay “ganchos” que intentan acompañarte y sacarte la pasta. Y mendigos mil. Pero es muy interesante ver el entorno, el ambiente y el follón. En un balcón del templo, estratégicamente situados, dos “no indios” bajo una pancarta que dice algo de la madre Teresa de Calcuta. Imagino que tendrán un acuerdo con el templo y les ceden ese privilegio. Me encuentro en la parte exterior con el lugar donde desuellan a las cabras. Parece que a Kali le gustan mucho los sacrificios y que antes eran incluso humanos pero ahora solo cabras. En mi anterior visita creo que también sacrificaban pollos pero como hoy es más fiesta…

Anuncios

3 comentarios to “9. Calcuta, cuarto día, 1/2.”

  1. LUIGI Says:

    Acerca de los robos, podría contar una anécdota en mi visita a Salvador de Bahía este verano. Conocí a un guía que contaba que esta ciudad no era más peligrosa que pasear por cualquier ciudad europea en una noche poco iluminada repleto de joyas y desorientado (vamos con cara de guiri). Es decir el peligro existe en todos los lugares por igual, tan solo hay que ser cuidadoso.

  2. Angel desde la India Says:

    De todas maneras, insisto, la India es verdaderamente segura.

  3. jose luis Says:

    Kali pertenece a las diez Mahavidyas, que son diosas malignas de la religión Hindú. También están las Sapta Matrikas que se las relaciona con las enfermedades y los desastres naturales. Por supuesto que las hay buenas, son las Nava Durgas. Esto de los dioses/as en India, da para mucho hablar como sabéis.
    Pero a mí me han llamado siempre la atención Kali y Tara, realmente violentas y peligrosas.
    Supongo que conoces a los seguidores de Kali y sus aficiones. Si no, ya te lo cuento a tí en persona.
    Y estoy muy de acuerdo contigo, India es un país realmente tranquilo y seguro, y más para alguien con experiencia en los viajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s