3. Calcuta, primer día, 1/2.

by

Tagore nació en CalcutaPues ya estoy en Calcuta. Mi guía dice que Calcuta “evoca horribles imágenes de miseria sin fin. Para los viajeros que llegan a la India por primera vez, Calcuta, con su cantidad de gente, edificios que se desmoronan y calles frenéticas, podría muy bien percibirse como un lugar muy feo y lleno de desesperación”. Pero también dice que ha sido injustamente estigmatizada. Es mi segunda visita a esta ciudad tan especial y lo que recuerdo de la primera es que esa mala fama es de verdad injusta. Porque dices “Calcuta” y todo el mundo evoca miseria sin fin. No digo que no la haya pero que como turista occidental y accidental no ves esos lugares. No creo que ningún visitante, como tu o como yo, cuando vaya a Madrid visite un poblado marginal. Pues lo mismo aquí. En algún sitio achacan esa fama a la cantidad de cooperantes occidentales que hay aquí.
Lo primero de todo: que ya no se llama “Calcuta” que ahora se llama “Kolkata”. Eso ocurrió el 1 de enero del 2001, como también hicieron Bombay y Madras. Fue como lo de Lérida y Gerona, con la diferencia de que en castellano no se puede decir “Girona” y los indios si pueden. Pero los nacionalismos son tenaces en todo el mundo. Aquí han cambiado su nombre al anterior a su pasado colonial pero parece que Calcuta es mas bien de creación británica. ¿Porqué los nacionalismos cambian los topónimos hasta el momento histórico que a ellos les gusta? Además están volviendo a colocar las estatuas de los próceres británicos que también retiraron a finales de los 70. Piensan que hay que vivir con su pasado aunque este haya sido colonial. ¿Para cuando la estatua de Franco otra vez en plazas y jardines? Y me pregunto porqué les gustara tanto a los dictadores las estatuas ecuestres. Será difícil encontrar en la historia española un personaje al que le siente peor verse representado sobre un caballo. Quizás a Leopoldo Calvo Sotelo, pero que yo sepa él no lo hizo. Aquí se están encontrando con el problema de que los pedestales ya están ocupados por héroes indios y a ver quien quita ahora a Gandhi para poner a Lord Curzon.
Calcuta es la capital del estado de Bengala Occidental, o sea que ¿qué lengua hablan en Calcuta? ¿El calcutano? Pues no, el bengalí. Uno de los 18 idiomas oficiales de la India. Lengua de origen indo-aria que hablan unos 200 millones de personas. O sea que después del chino, del inglés y del castellano debe estar compitiendo con el hindi y el árabe por el cuarto puesto. Una ciudad que es llamada “La cité de la joie” por Lapierre y “City of Dreadful Night” por Kipling. La primera pregunta sobre esta ciudad es ¿cuanta gente vive aquí? Los que habéis leído mis crónicas de otros viajes ya sabéis que mi primera fuente de información es la CIA, que lleva un contaje exhaustivo del personal en el mundo y dice que en julio de este año había en la India 1.095.351995 (¡eso se llama control!), pero no dicen nada de Calcuta. Pues pueden ser 15 pero también 20 millones. No es una ciudad de la que las guías te hablen con entusiasmo pero en cualquier caso tiene cosas muy interesantes y como siempre en la India, sus calles, sus gentes y sus mercados ocupan los primeros lugares. Los hoteles tampoco gozan del favor de las guías. La mía dice entre otras cosas, que los baratos y de medio pelo (en inglés es más bonito: “budget and mid-range”) tienen habitaciones espartanas con colchones y almohadas duros como la piedra y con las habitaciones con una atmósfera como celdas debido a lo pequeñas que son las ventanas, cuando las hay. Y que si vas a estar una temporada larga aquí, que te traigas de casa fotos de tu perrito y de otros seres queridos para que los cuelgues de la pared y así te ayuden a recordar el hogar y a tapar los desconchones de las paredes. Y, para acabar, que el estruendo del tráfico y los ladridos de los perros por la noche pueden ser algo diabólico. ¡Como para quedarte en casa! Pero los viajeros no nos arredramos por esas minucias. Además casi todos los hoteles están en un área reducida, lo que te ayuda a buscarlos y a cambiarte si no te gustan.
Calcuta, como casi todas las ciudades, está construida al lado de un río, el Hooghly, que creo que realmente es como un río procedente del Ganges. Es lo contrario de un “tributario” pero no encuentro su antónimo. Vaya, el antónimo de “afluente” es “efluente”. O sea que el Hoogly es un efluente del Ganges. He leído un libro de una autora india, Alka Saraogi, en la que un personaje quiere vivir en Calcuta porque allí riegan las calles con agua del Ganges. Que sería para un hindú como para mí con Ribera del Duero. Fue la capital de la India británica hasta 1911 en que la capitalidad fue trasferida a Delhi. La partición de la India en 1947 afectó especialmente a esta ciudad pues había mucha población mezclada de hindúes y musulmanes. Hoy pasa por ser la ciudad más culta de todo el país e incluso una vez leí de un político que llevaba “gafas estilo intelectual de Calcuta” como un signo de distinción.

3 comentarios to “3. Calcuta, primer día, 1/2.”

  1. jose luis Says:

    ¿Fué Tagore un médico que luchó por los derechos de los intocables, y que se convirtió en todo un símbolo de los mismos?
    No estoy seguro pero creo haberlo leído en el libro de Naipul, Mi india.

  2. jose luis Says:

    Bueno después de dudarlo he mirado mi enciclopedia Aguilar de El Pais y he visto que Tagore, de nombre Rabindranath fué un gran poeta indio. El problema está en que el libro de Naipaul es tan denso y da tanta información, y a la vez tan dispar, que es difícil de retener en la memoria todo. Ahora mi duda es quién era ese médico amigo de los intocables, creo recordar que fué Ambedkar. Es asi? o vuelvo a confundirme.

  3. Angel desde la India Says:

    Lo de Tagore poeta si lo sabia pero lo de Ambedkar no lo recuerdo.
    Veo que te sigue interesando la India.
    Un abrazo

Los comentarios están cerrados.