1. Madrid-Londres-Calcuta, primera parte.

by

Dentro de la terminal 4 de BarajasEstoy en Calcuta escribiendo en un sitio de Internet mientras en la calle esta cayendo un aguacero acompañado de unos truenos impresionantes. He venido a la calle donde hay mas hoteles porque también pensaba que habría Internet y así ha sido. Como castigo estoy rodeado de jóvenes. A un lado tengo un joven hebreo, a mi izquierda, y al otro lado un americano o australiano y ambos hablando a gritos por algún tipo de programa de mensajería. Además el hebreo es de los de “tipo invasor” que va ocupando el espacio adyacente, o sea el mío. El viaje comienza con su preparación. Antes aun: comienza con el deseo. El origen de todo es que quieres conocer algún sitio o regresar a otro que ya conoces pero que para ti tiene un recuerdo especial que te empuja a volver. Pero el deseo y la preparación son los prolegómenos. El viaje de verdad arranca en el momento en que te levantas de la cama esa mañana en que debes ir a coger el avión. Mi comienzo no ha podido ser más favorable: me ha llevado mi hijo hasta la terminal T4 de Barajas. Y eso ha sido una hazaña: lloviendo y de noche todavía, cruzando esa maraña de carreteras “M” madrileñas, que están indicadas para los que no necesitan indicación. ¡Pobre forastero si intentas llegar fijándote en los letreros que a veces no están, otras están cuando ya no puedes elegir y otras no explican nada al neófito! M50, M45, M40, M12, M14, cruces, accesos por la izquierda, lluvia…Y de repente estas en la T4 (¡Gracias, Luis!). Es la primera vez que vengo y es toda una experiencia visual. Yo a este edificio le tengo un cariño especial porque una fotografía mía de un templo turco, de los que visité en mi viaje de este verano, comparte protagonismo con la de esta terminal en un libro de arquitectura mundial publicado este verano en USA. Eso, en un tomo de 700 paginas y con solo 8 o 10 fotos en color es algo muy especial, que una sea la de la T4 y otra la tuya (¡Gracias al seleccionador de las fotografías!)

Primera sorpresa: a pesar de todas las advertencias sí puedo llevar agua en el vuelo de Madrid a Londres, cosa que no podré hacer en el de Londres a Calcuta. Eso de llevar agua me proporciona una gran tranquilidad. La segunda sorpresa es que las medidas de seguridad se han incrementado muchísimo. Pero los empleados son los mismos: cuando mi equipaje de mano pasa por el control de rayos X no le han dirigido ni una mirada. Mi controlador estaba hablando con su amigo del otro control y ha seguido con la charla. Y así ya estas en la zona de embarque. Y te encuentras con la fauna de los aeropuertos. Aquí lo único que es igual que en el resto del país es que los empleados de los trabajos peores son emigrantes, pero el resto del personal parece sacado de una sociedad diferente a la española. Más sobre la terminal: los asientos son limpios y nuevos y están hechos para que no te puedas echar largo ni para que estés sentado mucho rato. Otra sorpresa: la información previa de la compañía aérea te advierte que dentro del avión sólo puedes llevar un bulto como equipaje de mano y de un tamaño máximo determinado. E insisten en que sólo un bulto. Pues enfrente de mí hay una joven con aspecto asiático que lleva 7 bultos. Así que las medidas de seguridad serán para otros países.

Acabo con la T4. Sus lavabos están muy bien sin ser lujosos ni enormes pero los encuentras por todas partes. Un problema: los inodoros (¿porqué se llamaran así?), llamados antes “taza” y antes “retrete”, tienen “descarga automática”, así que cuando sales de él lo haces con la angustia de si funcionará o si el próximo pensara que eres un cerdo. Me espero un poquito afuera y oigo la descarga tranquilizadora. Y además hago otro descubrimiento: los que escriben mensajes de amor en las paredes son homosexuales (y aunque enamorados un poco marranos) En el que estuve yo ponía: “Fran te quiero” y dos corazones. Un poco cursi, ¿no? ¿Quién puede leer un mensaje de amor en un retrete de caballeros? Claro que “Fran” es un poco epiceno y podría ser “Francisca”, una señora del servicio de limpieza. Para acabar con mi confusión había otro escrito: “Cerdos, no”. Y pienso que quizás no funcionase entonces la descarga automática.

Consejo para arquitectos de terminales aéreas: la megafonia de los lavabos suena de maravilla, mucho mejor que en el resto. Así que se estudia su acústica y se traslada al resto del edificio. O si no consejo para los viajeros: siéntate en la taza del retrete a esperar tu vuelo. Paradoja: en este aeropuerto la megafonía sólo dice constantemente que los vuelos no se anuncian por megafonía.

!Y la campaña para las elecciones autonómicas catalanas no ha hecho más que empezar!

Anuncios

4 comentarios to “1. Madrid-Londres-Calcuta, primera parte.”

  1. Sesé Says:

    Leyendo tus chascarrillos, me veo a mi misma dando la vuelta completa a la M-30 al poco de llegar a Madrid, por no poder cambiar de carril antes de mi desvío. Ahora es la única de las “M” que me atrevo a utilizar. Como echo en falta los carteles con los nombres de los pueblos.
    Que disfrutes mucho tu viaje y no nos dejes sin tus aventuras.
    Besicos.

  2. Angel de la India Says:

    Gracias por los animos. Aqui no hay M y ademas los carteles no se entiende asi que no se que es peor.

  3. LUIGI Says:

    Que gusto tener un hijo que se levante de madrugada para cruzar por el enjambre de carreteras de Madrid y llegar a tiempo (siendo tu un desconocedor de las mismas si te dan alguna vuelta de más tampoco lo hubieras notado)

  4. Angel desde la India Says:

    Tener un hijo siempre da gusto. Sobre todo si te olvidas, que te olvidas, de cuando no te da gusto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s