Preparo el viaje.

by

Emblema de la Republica de IndiaDije en mi viaje a Turquía que, para mí, una parte muy importante es la preparación del mismo. En ese momento repetía país y ahora también y eso hace que la preparación sea algo más corta y ligera pero no mucho, porque en la India “repetir país” puede ser viajar a una parte que no has visto nunca y que es totalmente diferente del resto.
Búsqueda de billete. La primera sorpresa del viaje: no hay vuelos directos a Calcuta desde Europa excepto con British Airways. O por lo menos no los he encontrado. Todos eran vía Delhi con cambio de aeropuerto. Quizás no sea muy complicado pero prefería directo. La segunda sorpresa: es más barato el billete de Madrid a Calcuta y regreso de Delhi a Madrid que solo la ida de Madrid a Calcuta. Creo que puedo aportar algo, ahora que algunos políticos presentan fórmulas mágicas para acabar con inmigración ilegal. ¿Por qué tienen la revelación cuando ya no están el poder? ¡También es mala suerte! Estás un montón de años pudiendo decidir y justo cuando ya no puedes se te ocurren todas las ideas más geniales. Pues ésta es la mía: billetes muy baratos, por ejemplo 20 euros, a España desde cualquier país de África, Europa del este o América, pero siempre de ida y vuelta. Los de sólo de ida solamente en primera clase con tarifa triple. Así cuando llegan aquí y no les van bien las cosas pues se vuelven. Ya sé que es una tontería pero no más grande que lo que dicen algunos estos días.
Búsqueda de un hotel para los primeros días de estancia en Calcuta y repaso de la lista de comprobación para no dejarte nada importante. Lista que es casi igual a la del año pasado pues además fui por las mismas fechas. La única diferencia es que necesitaré algo de ropa de abrigo pues iré por el Himalaya. Intento de todas maneras reducir el equipaje pues la mochila es más pequeña. Además ya conocéis la ley de Arquímedes (apócrifa, advierto, que me lee gente que sabe poco de leyes), que cuanto más pequeño es el equipaje, más fácil es el desplazamiento. Luego cálculo de la cantidad de pasta que debes llevarte. Parte en metálico y parte en cheques de viaje. Voy a una oficina de Caja Madrid y nadie sabe como se piden los cheques de viaje. Estoy unos 50 minutos (50 minutos de reloj) con una amable, dulce y tenaz empleada (ésa es la parte buena de la historia) que decide que alguien en toda la empresa debe saber como se piden. Llamó a unas 30 personas, robots y técnicos. ¿Sabes cuando llamas a un centro de soporte? Pues lo mismo, sólo que yo era un espectador. Y que la chica no decía palabrotas. Pero, al final lo consiguió. ¿Es que nadie utiliza ya los cheques de viaje?
Previamente has cogido un mapa y una guía y has decidido por donde irás. Así de sencillo. ¿Y donde iré? Pues como he dicho vuelo a Calcuta y de allí con tren iré a Darjeeling (no sé si se dice así o Darjiling) y luego a Sikim. O sea la parte este del Himalaya. De ahí que tenga que llevar algo de ropa adicional, pero no mucho. Si me da tiempo al regresar pasaré por Chhatisgarh y después a Delhi.
Y ya estás listo. Así de fácil.
El novelista y viajero Javier Reverte decía hace unos días en “El País Semanal” que “viajar es todo lo contrario al desempeño de una profesión” y que a otro periodista, Alfonso Rojo, le preguntaban si era muy duro lo de ser corresponsal de guerra y que decía que “es mucho peor trabajar”. Pues eso. Que es un placer y que si alguna vez estoy en una situación poco cómoda, siempre pienso que lo realmente duro es plantar arroz. Equivalente asiático a lo que era antes en España segar.
Consejo de última hora resultado de un comentario personal del editor de “elsoles”: Con las últimas medidas de seguridad no te dejan pasar ningún objeto metálico, ni siquiera la hebilla del cinturón. Además en algún lugar de la India no te dejan entrar con ningún objeto de cuero. Realmente esa prohibición la he visto muchas veces pero sólo en dos o tres lo comprobaban los cancerberos religiosos. Solución para ambas cosas: cinturones textiles con hebilla desmontable. Ya sé que ahora no están de moda pero son muy prácticos. Aunque también puede pasar que el policía de control se mosquee porque no suenas nada bajo el arco de control. Como cuando te ibas a confesar con los escolapios y con tu candor infantil le decías al confesor que aquella semana habías desobedecido a tus padres, o sea pecado contra el cuarto mandamiento (os recuerdo “los diez mandamientos de la ley de Dios” y “los cinco de la Santa Madre Iglesia”). Y el confesor insistía: “¿Y nada más?” Y tú venga a pensar qué habías hecho. Porque además era invierno y ni siquiera podías haber robado fruta en una huerta. “Nada más, padre”. Y él vuelta a insistir varias veces. A mí me hubiese gustado poder decirle que no había pagado diezmos y primicias que era algo que decía el quinto mandamiento de la Santa Madre Iglesia que había que hacer, pero yo no entendía que debía ser eso de los diezmos y primicias. O sea que te confesabas cada semana, tenías 8 años y encima eras sospechoso porque habías pecado poco. ¡Qué inocencia la nuestra!

7 comentarios to “Preparo el viaje.”

  1. Carmen Says:

    Que no te pase nada con los cheques de viaje. Mi experiencia es que o eres un témpano sin emociones y siempre firmas igual o no hay manera de obtener dinerito con ellos. ¡Suerte!
    Nunca había visto cinturones textiles con hebilla desmontable, seguramente porque soy chica de abundantes caderas (no se caen los pantalones) y de cintura anti cardiovascular (imposible usar cinturón)

  2. Al de la India Says:

    Carmen, esos cinturones estuvieron de moda entre la juventud hace unos años. Imagino que se puedn comprar en cualquier puesto de mercados callejeros.

  3. jose luis Says:

    Angel, antes de nada te deseo mucha suerte, no imaginas la envidia que me das. Mi gran consuelo es leerte, y aunque parezca poco, para mí va a ser muy emocionante seguir tu viaje.
    Por otro lado, no lo recuerdo con exactitud pero creo que la zona a la que vas por Sikkim ha tenido algunos problemas hace poquitos años. De cualquier forma estarás mejor enterado que yo. Recuerdo que en mi último viaje a India, al marcharme, a los tres días hubo un atentado en Paharganj, dónde estuve alojado los últimos días, tú acababas de llegar a Delhi. Nada nuevo entonces, verdad.
    Saludos.

  4. Angel en la India Says:

    Joseluis, gracias por los animos, pero por favor no pongas nada de los peligros porque aunque parece mentira a veces me leen mis padres y debo ser el unico hombre blanco al que le echan la charla los padres y los hijos. Pero tienes razon que a mediados de los 80 y 90 hubo problemas pero ahora esta todo muy tranquilo.
    Por cierto tu que eres himalayero aqui en Darjeeling desde donde escribo esto te volverias loco con ls vistas.
    Un abrazo

  5. LUIGI Says:

    Angel, de nuevo volvemos a estar expectantes en este nueva aventura en la cual nos sumegimos desde este preciso instante. Qué gozada, que maravilla y que suerte que emplees tu tiempo en transmitirnos esas emociones que tan vivamente recibimos con tus lecturas.

    Malditos “escolapios” siempre buscando tres pies al gato.

    No me puedo creer que a estas alturas nadie pueda tener la autoridad suficiente para “echarte la charla”…que cosas tienes!!

    Mucha suerte y grandes beijos.

  6. LUIGI Says:

    En un viaje a Lanzarote a mi me pasó lo que cuentas:-después de ir con mucho tiempo de antelación y guardar en el equipaje de mano todas mis pertenencias metálicas para no pitar en el arco, me cachearon exhaustivamente ya que no se fiaban en que no hubiera tenido que dejar ningún objeto en la bandeja plástica. Malditos roedores!

  7. Angel desde la India Says:

    Pero no se puede comparar la pinta que tengo yo con la que tendrias tu.

Los comentarios están cerrados.