15. Phnom Penh II.

by

Cabeza Khmer en piedra en el Museo Nacional de Phnom PenhHoy hemos ido a visitar el Museo Nacional. Un edificio precioso dedicado prácticamente a la escultura. Merece la pena. Hay muchas de Angkor donde en algún caso han dejado copias. En el museo una gran profusión de vigilantes. Seguramente ganarán poco pero es uno de los mejores trabajos de Camboya, si en el numerador se pone el sueldo y en el denominador el esfuerzo. Algunos estaban directamente durmiendo sobre los bancos dedicados a los visitantes y eran las 9 de la mañana. Otros charlaban en grupos. Varios se dedicaban a perseguir a los visitantes para que hiciesen una ofrenda floral a alguna de las estatuas de Buda y conseguir una donación que iba directamente a su bolsillo. Los que habéis leído mis crónicas de las exposiciones recordareis mi comentario sobre las azafatas del Centro Cultural de la Villa de Madrid. Pues esto aun es mejor. Y es que es un museo que se vigila solo porque ¡mira que es difícil llevarse una estatua de piedra de mas de 200 kilos! Bueno, en el reina Sofía ha desaparecido una de varios miles de kilos pero es que el arte moderno a veces se confunde con la chatarra. Después visita al mercado central. La guía dice que recuerda a la arquitectura babilónica pero a mí me recuerda a Santa Sofía de Estambul. Es enorme y muy interesante. He comprado un Rolex de encargo para un amigo y me he sentido como Gates: “¿Cuanto vale?” “Pues póngame tres”. Y encima he regateado. Bueno, yo siempre regateo.
Tarde tranquila que se ha roto por una tormenta. Llevaba muchos días sin llover y hoy ha sido espectacular. Compra de billete para mañana ir a Kratie.
Resumen de Phnom Penh.
No tengo una idea clara de esta ciudad pues me he limitado a ver lo más interesante según la guía y a andar casi siempre por la misma zona. Para unos turistas es un lugar de paso pues llegan en avión a aquí desde Bangkok para ir a Siem Reap. Para otros es un lugar de paso viniendo de Siem Reap para ir a Saigon con autobús. Tiene muchos mendigos en las zonas a las que acuden los turistas y unos olores que unas veces alimentan y otras no tanto. Grandes avenidas y calles rectas y modernas con grandes aceras ocupadas por magníficos coches de camboyanos con pasta. La gente no anda sino que va en bicicleta o en moto y a veces me parece que somos los únicos peatones lo que hace una labor difícil el cruce de calles. No parece una ciudad muy amable pero, insisto, no la conozco.
Historia de murciélagos.
La parte interior del tejado del museo nacional de Phnom Pehn alberga cientos o miles de murciélagos. El problema es que sus heces son corrosivas. Cuando visitas Angkor a veces notas un olor dulzón y desagradable. Pues es eso. Y estaban destruyendo el museo. Pero es la estructura artificial que tiene mas murciélagos en el mundo y por lo visto de una especie algo rara. Así que gracias a la pasta de los australianos han construido un falso techo para que estén los murciélagos y sus heces. Ahora a esperar que no se hunda.

Nota del editor: AL ha visto que tiene comentarios a los que responder, pero probablemente no podrá hacerlo hasta que llegue a Bangkok hacia el veintimuchos. Cuando pase la tormenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s