5. Siem Reap I

by

Puesta de sol cerca de Siem ReapPara entendernos: Siem Reap es la ciudad para visitar Angkor, y Angkor es el destino turístico de todos los extranjeros que venimos a Camboya, excepto los ludópatas tailandeses que se quedan en Poipet. Diría que el 100% visitan Angkor y que el 99% sólo visitan Angkor, con una breve estancia en Phon Pen, la capital, si vienen en avión. Así que en Siem Reap hay muchos turistas aunque ahora es temporada baja.
La primera sorpresa es la dolarización. Aquí todos los precios están en dólares. Los hoteles, restaurantes, taxis y las entradas a los monumentos. Incluso el agua mineral: dos botellas de litro y medio, un dólar.
La segunda sorpresa, pero menos, son los precios. No es tan barato como otros países asiáticos que he visitado. No ha sido mucha sorpresa porque ya había leído que era artificialmente caro para los extranjeros por la influencia de los empleados de ONG y organismos internacionales, pues parece que este país depende económicamente en parte importante de la ayuda internacional. Así que no es caro pero no es barato (Hoy he encontrado un puertorriqueño que dormía por un dólar, pero no sé en que condiciones).
De Siem Reap escribiré otro día pues no he visitado nada.
Con el conductor contratado empezamos nuestro recorrido de los templos y ruinas de Angkor. La visita puede hacerse a pie, lo que es casi imposible dada la distancia, en bicicleta que aunque posible no es recomendable dada la temporada de lluvias, de paquete en una moto (el alquiler de motos esta prohibido para extranjeros), en un transporte típico y local que llaman tuk-tuk como en Tailandia y en taxi. Aquí el tuk-tuk se llama realmente “remorke-moto” y es un ciclomotor al que le han colgado un remolque para dos o cuatro pasajeros con techo de lona y cortinas laterales si llueve. En España en los años 50 y hasta 60 había algo parecido con las bicicletas. Les colgaban un remolque de quita y pon para llevar mercancías. Claro que con Franco se vivía mejor, sobre todo si no tenias que pedalear uno de esos artilugios con varios sacos de patatas.
Una vez decidido el transporte tienes que hacerlo con el número de días que vas dedicar a las visitas pues hay pases de un día, de tres y una semana. Estos dos debes hacerlos consecutivos. Es un problema pues haga el tiempo que haga o estés como estés, el pase corre. Mi guía dice que los que le dediquen una semana a Angkor serán “ricamente recompensados”. Eso espero porque cuesta 60 dólares cada uno y eso para este país es un disparate. Y ya con el transporte y el pase nos lanzamos a la visita de las ruinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s