3. ¿Porqué Camboya?

by

El Mekong o Tonle Thom (Río grande)Éste va a ser nuestro tercer intento. El primero fue cuando se declaró la epidemia del SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) en 2003. Luego en 2005 una nueva situación familiar, la llegada del nieto, nos hizo cambiar el viaje. Ahora parece que por fin los vientos son favorables. ¿Pero porqué este país? Típicamente el primer encuentro de los occidentales con el sudeste asiático suele ser Tailandia. El mío fue con Vietnam. Y fue un enamoramiento. No sé que hubiese pasado si llego a Bangkok en lugar de a Hanoi. Ahora a Bangkok le he cogido la medida y me encuentro muy feliz allí pero de entrada es una ciudad que puede provocar un fuerte rechazo. Pero Hanoi…Y después de dos viajes a Vietnam visitamos Laos. Otras dos veces. Y en el caso de Laos a través de Tailandia, etapa casi obligatoria. Y el enamoramiento se extendió a toda la zona. Y así descubrimos que el nexo de unión de todos ellos es el río Mekong. Así que seguimos visitando países de su ribera. Y como una parte importante de mi formación personal es cinematográfica, tengo que decir que también por “Apocalypse now” (¿porqué en España le llamaron “Apocalipsis now”?). Un día contaré mis viajes por el Mekong, o por Laos, no tan peligrosos como las del capitán Willard (Martin Sheen) pero muy interesantes.

Anuncios

8 comentarios to “3. ¿Porqué Camboya?”

  1. marisa romero Says:

    Hola chicos,
    Hemos empezado a leer los relatos viajeros de Angel, muy interesantes, impresiones muy agudas e ideas relacionadas, cuando menos sorprendentes, que bien que bonito viaje vais a hacer, espero con impaciencia los resumes que trato de leer cuando llego a la oficina, por lo de cambiar las ideas laborales. Disfrutad muchisimo y contadnoslo ahora y luego, esperamos interesantes informaciones en nuestros descansos musicales, todas las mañanas vengo oyendo a Mozart Muchos besos Marisa

  2. JUAN CARLOS Says:

    Hace dos años viajé a Vietnan y Camboya, yalguna de las motivaciones que te mueven a tí a enamorarte del sudeste asiático, fueron las que yo tuve para viajar. Fué el “horror” de la guerra escrita y fotografiada en Vietnan lo que me desplazó, pero su gente fué lo que me enamoró.
    Tu viaje se centra en Camboya y por eso te hablaré de mi experiencia en ese país. Nosotros seguimos una ruta inversa, remontando el Mekong desde Chau Doc hasta Phnom Penh, y desde la capital hasta Siem Reap remontando el río Tonle.
    Lo primero que encontrarás del país es Angkor.
    Angkor es el lugar donde uno siempre quiere volver, ejerce en mí un magnetismo irracional. cualquier cosa que hayas leído sobre este lugar carece de sentido cuando llegas allí.
    Mi recuerdo ccimbre fué una tarde de lluvia torrencial en lo alto de Angkor Vat, como una experiancia mística.
    Perdernos (íbamos tres viajeros), en la simplicidad de la arquitectura y encontrarnos en la compejidad de la selva fué nuestra máxima. Es un lugar paradójico donde resplandece el orden, sobre todo el orden.
    Cuando pases varios días dentro del recinto arqueológico, comenzarás a aceptar las reglas de su orden y disfrutarás de ellas como elemento íntimo, y universal.
    Descubre a su maravillosa gente, herederos del gran poder de Angkor. ahora gente sencilla, herida por su historia.
    Y acuérdate, de la manera que tu sepas de, de todas las víctimas del genocidio, en lo alto de sus templos. Tu recuerdo será un acto de lucha, y una voluntad para que no exista otro igual.

  3. jose luis Says:

    Supongo que hace mucho que leíste a Conrad en su viaje al corazón de las tinieblas.

  4. jose luis Says:

    De “El corazón de las tinieblas”

    “No, no me enterraron, aunque hay un período de tiempo que recuerdo confusamente, con un asombro tembloroso, como un paso a través de algún mundo inconcebible en el que no existía ni esperanza ni deseo. Me encontré una vez más en la ciudad sepulcral, sin poder tolerar la contemplación de la gente que se apresuraba por las calles para extraer unos de otros un poco de dinero, para devorar su infame comida, para tragar su cerveza malasana, para soñar sus sueños insignificantes y torpes. Eran una infracción a mis pensamientos. Eran intrusos cuyo conocimiento de la vida constituía para mí una pretensión irritante, porque estaba seguro de que no era posible que supieran las cosas que yo sabía. Su comportamiento, que era sencillamente el coportamiento de los individuos comunes que iban a sus negocios con la afirmación de una seguridad perfecta, me resultaba tan ofensivo como las ultrajantes ostentaciones de insensatez ante un peligro que no se logra comprender. No sentía ningún deseo de demostrárselo, pero tenía a veces dificultades para contenerme y no reírme en sus caras, tan llenas de estúpida importancia. Me atrevería a decir que no estaba yo muy bien en aquella época”.

  5. jose luis Says:

    Si que es verdad que cuando uno vuelve de un viaje como los que tú haces, y ves lo que en Asia se ve, debe sentirse un poco así al meterse de nuevo en la ciudad, sin llevarlo al extremo claro, no olvidemos que el fragmento extraído del libro se basa en una experiencia semitraumática acontecida en el Congo de la peor época de colonización africana.
    En fin, es una opinión personal, nada más.

  6. Luigi Says:

    Totalmente de acuerdo, Vietnam y sus gentes son uno de los paises en los que recibes una mejor acogida gracias a sus encantadores habitantes.

  7. Al de Camboya Says:

    Estoy de acuerdo en todo lo que me decís en vuestros comentarios. Vietnam fue maravilloso y sus gentes. Camboya y sobre todo Angkor ha sido algo fuera de serie que no puedes apartar nunca más de la memoria. Sobre Conrad y su libro tengo que reconocer que primero fue al film de Coppola y luego el libro y que la subida por el Mekong-Congo fue en mi caso por el Mekong en un viaje a Laos y el “horror” pensar lo que ha pasado en el lago Kivu y sus poblaciones donde estuve una vez hace años especialemente en Bukavu. Lago que se tiñó de sangre. HORROR.

  8. Al de Camboya Says:

    Y cuando mi amiga Marisa me recuerda a Mozart y su maravilla de música, yo pienso en “Suzie Q” y Wagner para bombardear con napalm que aunque fuese una ficción cinamatográfica no estaba lejos de las atrocidades que se cometieron en los tres paises, Laos, Camboya y Vietnam. Atrocidades impunes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s