14. De Antalya a Side

by

La gran puerta de SideEstoy dudando si quedarme en Antalya, donde me encuentro muy a gusto, o marcharme a Side, mi proxima etapa. Además hoy ha amanecido un día precioso: de esos de final de invierno mediterráneo, un cielo azul, sol y enfrente las montañas nevadas de los Taurus. En turco “Toros”. Decido dar una vuelta por la ciudad y puerto y volver a ver alguna de las cosas que había visto con tiempo desapacible para terminar de reconciliarme con la ciudad.

Lo que pensaba: una maravilla. Pocos turistas. La parte nueva como cualquier ciudad mediterránea española. En un edificio de pisos con muy buena pinta en casi todos hay letreros de médicos. Como en mi pueblo. Y ninguna mujer vestida totalmente de negro como sí se ve ahora en Estambul. Y la gran moda de los escolares rebeldes: llevar la camisa blanca (¿de uniforme?) por fuera de los pantalones. ¿Pero que pasa cuando todos son rebeldes? Creo que mi amigo del “elsoles” que escribe pensamientos más profundos, podría dedicar un artículo a qué sucede cuando todos cambian de bando. Entonces ya no te diferencias. ¿Cómo saben que eres rebelde?
Eso también debe pasar con las partículas atómicas. Si unas están quietas y otras en movimiento pues no soóo se nota la diferencia entre unas y otras sino que además sirve para que los físicos y los investigadores de la dinámica de los fluidos se ganen la vida. Pero ¿qué pasa si todas las partículas se mueven y lo hacen con la misma velocidad y en la misma dirección como los escolares rebeldes de Antalya? Pues que no se nota y a eso se le llama el “estado de quietud atómica”. Y así aparecieron los “quietistas”. Pero algo deben tener de rebeldes porque la Iglesia ya los condenó en en el siglo XVII o XVIII. A los quietistas, no a los investigadores de la dinámica de los fluidos.
Volvamos a la vida. Cojo el bus para Side. Como siempre nada es perfecto. El bus para Side no va a Side sino a Manavgat. De allí un dolmus (microbús en turco, que se pronuncia “dolmuch”) me lleva a Side. De la otogar tengo que caminar bastante pasando por ruinas romanas. El hotel de un espartano total. Y luego en Side la decepción. Bueno, un poco menos, porque las alemanas que me llevaron en coche estaban en Side y no les gustó nada. Es un ejemplo de la destrucción de un lugar que seguro que hace unos años era precioso. Un pueblecito en la costa metido dentro de unas ruinas impresionantes.
Ahora son calles llenas de tiendas, restaurantes y hoteles. Muchas en obras y cerradas por fuera de temporada. Y encima algunos garitos metidos dentro de algunas ruinas.
Total que mañana me iré en cuanto eche un vistazo.
He ido al mar a ver la puesta de sol. Siempre tengo la esperanza de ver el rayo verde después de haber visto la peli de Rohmer y haber leído el libro de Verne. Pero nada. ¿Será una trola de Verne?

Pregunta de religión.
Aquí los hombres están todo el día rezando el rosario pero no he visto a ninguna mujer hacerlo. ¿Será que ellos quieren ir al cielo y ellas no están tan interesadas visto lo que se les ofrece? Porque estar rodeadas de vírgenes y pasarse el día comiendo hidromiel siendo que la mayoría acaban con problemas de azúcar en la sangre y un poco pasaditas de peso… Pues a lo mejor a las mujeres no…

Anuncios

2 comentarios to “14. De Antalya a Side”

  1. naussica Says:

    Al, no nos dices nada…pero seguramente esas simpáticas alemanas se sentirían alucinadas ante las poderosas y esbeltas piernas que sostienen tu cuerpo (cito a Carmen), ya que aunque las comparaciones siempre son odiosas, los señores que describes, semejantes a sepultureros y pistoleros del oeste…, no son cómo para despertar líbidos adormecidas por placeres estéticos y viajes espirituales con derviches y encima todo el día rezando el rosario… y hablando en turco que no se entiende…
    Al, no nos dices cómo se han sentido ante tu maravillosa, divertida e impenitente elocuencia.

  2. Al de la Indıa y de Turquia Says:

    Naussica, Naussica, que los pantalones se me han qudado cortos pero no tanto. Solo se me ven los tobillosy como llevo calcetines, pues nada de carne. Y el turco si lo entiendo. Por lo menos eso se creen cuando me hablan sin parar.
    ?İmpenitente elocuencia? ?Quieres decir que no he penado por ella?
    Pue si. Y bastante. Pero no me importa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s