AL de la India. Trigesimotercera entrega. Mussoorie, primera parte.

by

Desde Mussoorie.Cuando estaba en Amritsar estuve dudando entre varios destinos como final de mi estancia en la India y al final elegí éste. La primera vez que me hablaron de él fue en mi segundo viaje a la India en un autobús de Manali a Leh: una señora, creo que profesora de bengalí de Calcuta. ¡Qué cosas!
Mussoorie está en Uttaranchal, otro estado de la India, del que casi seguro no habéis oído hablar, pero no es raro: fue creado en el año 2000. En España se organiza un gran follón porque se quiere cambiar un estatuto y aquí crean un estado nuevo. Bueno, realmente crearon varios. Tiene algo menos de 10 millones de habitantes y unos 60.000 kilómetros cuadrados. Lengua el hindi. Capital Dehradun. ¿Por qué lo hicieron? Pues porque el BJP gobernaba entonces la nación. El BJP es parecido a los de Convergencia i Unió. Son nacionalistas y religiosos. Y también les encanta cambiar el nombre a las ciudades. Y creando el nuevo estado habría mas puestos de trabajo del gobierno. Y la gente les votaría. ¿Os recuerda a algo?
En su parte norte hace frontera con China y en sus montañas del Himalaya nace el Ganges. También tiene alguno de los lugares más importantes de peregrinación hindú.
Mussoorie.
Esta a 2000 metros de altitud y es una estación de montaña creada por los ingleses en el siglo XIX. Dice la guía que en la época colonial era un sitio de retiro durante el verano y “el lugar para tener un lío”. Creo que aquí “lío” no se refiere a las broncas de los ghats de Pushkar. En la guía dice “affair” que aunque está en inglés les encanta las palabras francesas para las cosas del amor y de la cocina. El diccionario dice que “affair” es una relación romántica o amorosa de corta duración. O sea que “lío de faldas”.
Observación familiar: que no he venido por eso. Y si alguien viene aquí con esa esperanza por llevar una guía de hace 100 años se va a llevar una desilusión. Aunque es un pueblecito está lleno de hoteles. Seguramente de los más caros de la India en temporada alta. Afortunadamente ahora es baja. El primer hotel que busqué era precioso. Conseguí rebajar a la mitad el precio oficial. La habitación estupenda, pero delante de la ventana a un metro había dos enormes troncos de árbol que no te dejaban ver nada. Y venir al Himalaya para ver un tronco de árbol…Y era la única habitación libre. Busqué otro. Un poco destartalado pero con encanto. Y dos magníficas ventanas desde las cuales se ven las montañas. Y una cama enorme. Por supuesto con la sábana de abajo solamente. Y a volver a pedir otra sábana. Y yo a esa palabra en inglés le tengo mucho respeto. Porque “sheet” significa “sábana” y cuartilla. Una vez en una reunión en inglés se me había acabado el papel de escribir y le pedí al organizador más hojas y él puso una cara muy rara. A base de de señalarle el montón de cuartillas me dio al final lo que pedía. Y así descubrí que “hoja de papel” y “mierda” en mi inglés se pronuncia casi igual. Desde entonces siempre pedía “papel”, que no hay error. Y de esta manera al pedir una “sábana” temo que me malinterpreten.
El primer día en Mussoorie di un paseo de reconocimiento. Son como dos núcleos de población unidos por un paseo “The Mall” de un par de kilómetros. Una particularidad de esta ciudad es que es un destino de los viajes de luna de miel. Y se nota por la cantidad de parejas jovencitas. Además ahora es una época de bodas. Hay algún extranjero, pocos, pero muchos turistas indios. Se reconocen porque en los restaurantes no se quitan nada de la ropa que llevan por la calle. Si llevan anorak, pasamontañas, una mantita encima, pues en el restaurante igual.
Paseando me encontré con mi compañero austriaco de viaje a la frontera paquistaní. Había venido desde Dehradun a ver esto. Se alegró mucho de que yo le llamase al verle. Y es que tiene un nombre muy fácil: Rudi. Que me recuerda aun trompetista de mi juventud: Rudi Ventura. Catalán. Estuvimos charlando un buen rato. Es un tío raro pero muy agradable, con aspecto de Madre Teresa con barba. Al final fui a la oficina de turismo y saqué un billete para una excursión. Es algo que hacemos siempre: si hay alguna excursión organizada por la oficina de turismo local nos apuntamos. Tienen la ventaja de que estás en un ambiente puramente indio pues los extranjeros no suelen venir, y el inconveniente de que ves cosas que a los indios les interesan pero que tú no irías nunca a ver. Es como si en Barcelona en una excursión organizada por la oficina de turismo además de ver la catedral y la Barceloneta te llevasen a ver la casa de Carod Rovira, Josep-Lluis. Que si eres un turista finlandés pues quizás no te interese mucho.
En la excursión éramos cuatro parejas y yo, dos de ellas amigas y dos sueltas. Lo primero que he descubierto es que los novios indios no es que no se achuchen, sino que ni siquiera se cogen de la mano, ni se hablan. Pienso que como la mayoría de las bodas son arregladas entre los padres pues a lo mejor acaban de conocerse y están un poco cortados. O quizás estén pensando “pues vaya un/una modorro/modorra que me ha elegido mi padre”. En la primera parada para ver la cordillera nevada con vista a varios cinco miles y algún seis mil una de las parejas ya se ha atrevido a pedirme que les hiciese una foto con su cámara. He aprovechado para hacerles otra con la mía. NoviosSe verá. La siguiente parada para subir al templo Surkhanda Devi, del que dicen que tiene una vista maravillosa sobre la cordillera nevada. El cobrador del autobús nos ha dado hora y media. La excursión merece la pena sólo por esto. Es una subidita de media hora. Luego arriba hay unos templos sin mucho interés pero a los que suben a hacer las ofrendas típicas. Por lo visto el cura no había llegado y había varias familias esperando. Ha aparecido estando yo. Ni punto de comparación con los curas de Dwarka. Este parecía un pobre. Y encima tenía que pegarse la caminata hasta allí. Claro que no es lo mismo ser párroco en un pueblo del Maestrazgo que en el barrio de Salamanca de Madrid. He estado media hora y cuando bajaba me he encontrado a una de las parejas de novios de mi autobús. Que le dijese al chofer que esperase 15 minutos más. Luego a otra. La tercera a mitad de camino se ha rendido y la cuarta se ha quedado directamente al lado del autobús. Hemos comido en un restaurante y el novio que ha llegado primero al templo me ha lanzado un piropo: “¿Me podría decir como es que sube tan fácilmente?”. Y os juro que no me he lanzado a una carrera como en Palitana y que he subido bastante despacio y era todo una pista. Lo primero que le he dicho es que era español, porque no quiero que con lo de “el inglés” le pongan la medalla a los británicos. Menos mal que no me ha preguntado porqué como tan rápido. Le pregunto al cobrador por la altitud del templo: 9.999 pies. Me ha recordado la película “El inglés que subió a una colina pero bajó de una montaña”. Porque es que le faltan 30 centímetros para tener 3000 metros. Parece un chiste. Y he aprovechado para preguntarle al novio del piropo, que ha resultado ser musulmán chiita e informático, si todos eran parejas de novios. Pues no. Ellos llevaban varios años casados. Realmente me ha dicho que tenía un niño de cinco años y no creo que los indios chiítas tengan relaciones así sin estar casados. Lo que yo quería saber es cuanto dura un viaje de luna de miel. Pues tres días a los que les hice la foto, que sí eran recién casados. Y hemos finalizado el viaje con la visita a la casa de Carod-Rovira: el parque más feo que he visto en mi vida.
En el viaje de Dehradun a Mussoorie y en el de hoy he descubierto dos cosas que les gustan mucho a los conductores de autobús de la zona, teniendo en cuenta que la carretera tiene un solo carril y unos precipicios importantes:
1-Cuando ven a coche delante de ellos corren como locos achuchándole hasta que consiguen adelantarle en la primera curva que encuentran sin visibilidad.
2-Cuando ven a lo lejos a otro vehículo que viene de frente, mejor si es un camión, corren todo lo que pueden para llegar al mismo tiempo que el otro a la peor curva del camino, pegar un gran frenazo y hacer que uno de los dos eche marcha atrás y se orille más hacia el precipicio para poder pasar. Una buena cura para el vértigo. Aunque nada comparable a las carreteras que están más al norte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s