44. Sri Lanka 2014. Vigésimo cuarto día de viaje. 18 de octubre, sábado. Haputale. Mañana.

by

El tiempo nos sigue condicionando el viaje. Como siempre, lo que ocurre es que es especialmente malo. Ayer si no hubiese sido porque este hotel tiene restaurante nos habríamos quedado sin cenar después de casi no comer: un diluvio.
Sri Lanka. Haputale.
Hoy ha sido un despertar maravilloso: desde nuestra habitación una vista preciosa.

Ayer no pudimos cenar en el restaurante normal del hotel por la cantidad de insectos voladores que había  y lo hicimos en otro también del hotel pero bastante cutroso. Esta mañana había muchísimas alas por los suelos de los insectos de ayer. Creo que no pican pero son muy molestos porque sus alas miden de 3 a 5 cm. Imagino que lo que les pasa es que cuando llueve no pueden volar con esas alas tan frágiles y grandes para un cuerpo tan pequeñito y se refugian en lugares cubiertos. Conozco a uno que es entomófobo que lo habría pasado fatal.

Sri Lanka. Haputale.

Este pueblo está situado en la parte superior de una montaña y desde este hotel  y especialmente desde nuestra habitación la vista es impresionante. Pero ya se empieza a vislumbrar lo que será el resto del día: desde el fondo del valle empiezan a subir nubes que van cubriendo todo el paisaje.

Sri Lanka. Haputale.

Hoy vamos a seguir con nuestra vida de turistas: visitaremos el monasterio cisterciense de Adisham.  Cogemos un autobús demasiado grande para el tamaño de la carreterilla de un solo carril lo que obliga a continuas maniobras cuando nos cruzamos con otro vehículo, aunque sea un “tres ruedas”. Pronto la niebla cubre todo el territorio. Y es una pena porque estamos  atravesando plantaciones de té.  El autobús, que continúa su recorrido, te deja en un cruce donde hay una lápida que anuncia el monasterio. Allí nos topamos con tres señoras que van a recolectar té. La más lanzada le pide a Marisa que las fotografíe. Lástima de la barrera del idioma pues la más mayor lleva adornos que parecen de oro en las aletas nasales y me hubiese encantado hablar con ellas. Me han recordado a algunos grupos tribales de la India. Y es que aquí todas las recolectoras son procedentes de ese país. Lo curioso es que una de ellas lleva una especie de recortador de hojas de plástico. Imagino que será para hacer más rápida y fácil la recolección. Se acabó lo de “picotear” las hojas.

Sri Lanka. Haputale. Glenanore Estate.

Ellas se van a su trabajo y nosotros nos metemos por la pista que va desde ese cruce al monasterio y que atraviesa el parque de Thangamale. Bueno, no sé si tiene la categoría de “parque” pues en los letreros lo llaman “santuario”.

Según esas informaciones es un paraíso para los pájaros y por tanto para los ornitólogos pero es tan denso el bosque que imagino que debe ser dificilísimo navegar por allí y menos sin hacer ruido en busca de esa especie que te falta por ver y oír.   También hay cuadros con las mariposas que puedes ver y con los mamíferos que te puedes encontrar.

Sri Lanka. Haputale. Thangamale sanctuary.

Solo los sábados y domingos abren el acceso al monasterio y por lo tanto hoy, día de visita, hay bastante gente que va hacia allí, la mayoría con coches y “three wheels” pero como el último tramo se debe hacer andando nos cruzamos con bastantes familias y el “Hello, good morning” es constante.

Tienes que pagar para acceder al monasterio y una vez pasas la cancela de repente te lo encuentras allí. Y hoy más que nunca ha sido “de repente” pues ha habido niebla hasta llegar allí y en aquel momento ha desaparecido en aquel entorno.  Y tienes enfrente de ti la mansión que fue un capricho de Sir Thomas Lister  Villiers. Como un milagro

Sri Lanka. Haputale. Adisham.

Monasterio de Adisham.

Los jardines y huertos que rodean el monasterio están cuidadísimos  y desde la plaza que hay delante se divisa una gran cantidad de territorio.

Hay muchos letreros con máximas morales. También una estatua de San Benito dorada, o pintada con purpurina,  bastante fea, en la que el famoso lema benedictino de  “Ora et labora” se había traducido como “Pray and work”. Se han dejado la “Lectio Divina”  que parece que no sirve para un eslogan.

Sri Lanka. Haputale. Adisham.

En una especie de apisonadora manual con un rodillo veo un San Jorge en la empuñadura. Imagino que sería de la época británica pues no creo que este personaje forme parte de las leyendas de esta isla, pero es algo curioso.

De todo el edifico, solo se visitan un par de habitaciones, una de ellas la biblioteca, que están tal como las dejó el primer propietario. .

Cuando nos vamos vuelve a caer la niebla. Lo dicho antes: un milagro que lo hayamos podido ver todo.

Sri Lanka. Haputale. Adisham.

En el camino de regreso unos jóvenes nos piden hacerse una fotografía con nosotros. Siempre me sorprende que nos lo pidan por lo poco exóticos que somos aunque hoy éramos los únicos extranjeros entre aquellas familias que visitaban el monasterio.

Incongruencia. (O a lo peor no).

Sri Lanka. Haputale.

En el camino del monasterio nos encontramos aparcado un “tres ruedas”  con una fotografía del Che en la parte trasera de la capota y con un letrero que dice: “I want  to be a  successfull man in the world”.

Anuncios

2 comentarios to “44. Sri Lanka 2014. Vigésimo cuarto día de viaje. 18 de octubre, sábado. Haputale. Mañana.”

  1. Carmen Says:

    Caray, Ángel, qué chicos tan guapos y marchosos, tú estás un poco cortado pero ellos posan pidiendo guerra, pero hay que decir que el macho hispánico variedad maña, sigue estando muy bien.
    Cuando una ve la imagen del Ché y la recepción que se hace de su figura en cualquier lugar del planeta que ya no es histórica sino de la sociedad del espectáculo y el mercadeo, pierde la esperanza en el hombre que trajo la Ilustración.

  2. AL de Sri Lanka Says:

    Carmen, gracias por el piropo.
    Y sobre lo otro: ¿pero no fue Voltaire y sus amigos quienes trajeron la Ilustración? De todas maneras no me gustaría ver la cara de mi filosofo favorito en la parte trasera de una motocarro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s