22. Sri Lanka 2014. Duodécimo día de viaje. 6 de octubre, lunes. Anuradhapura. La visita.

by

Sri Lanka. Anuradhapura. Isurumuniya Vihara.

Desde el punto de vista turístico una característica importante es que aquí todos los lugares que visitas son de pago con un billete único para todos pero hay dos que tienen una entrada propia: 200 rupias por persona. Vaya, por “persona  blanquita”, que ellos no pagan nada. En la India cuando había discriminación en el precio de las entradas decían claramente quienes eran “ellos”  y el resto éramos “nosotros”, pero aquí no he visto esa información. Curiosamente esos dos sitios de pago son los de más de rezar y los de menos interés artístico. El resto de los lugares tienen una entrada de 25$ ó 3250 rupias.  Un disparate.  Lo bueno es que es un billete para todos los sitios; lo malo es que tiene validez solo para el día en que lo compras.  Porque al personal que viaja despacito como nosotros nos gustaría poder dedicar tres horas y media cada día durante dos días en lugar de siete horas en un día como hemos hecho hoy.  Esto favorecería a los hoteles pues en lugar de un día estaríamos dos, pero las normas son las normas.  Y casi nadie está dispuesto a revisarlas y mejorarlas si el que las crea piensa que son las mejores del mundo.  Si no véase la insensatez de lo de las botellas de 100 ml de los aviones o las estúpidas normas de seguridad de los museos españoles sobre las que ya he escrito en otras ocasiones.

Otra cosa que te sucede es que solo en dos o tres lugares te piden el tique por lo que piensas que quizás no debiste comprarlo.   Nosotros nos hemos dejado guiar por nuestro conductor y lo hemos comprado cuando lo ha dicho.

Otro consejo: la guía dice que “la bicicleta es el medio ideal para desplazarse”. Para “desplazarse” quizás,  pero para visitar los lugares históricos solo si eres capaz de leer los letreros en cingalés porque no hay apenas indicaciones de los recorridos.

Nosotros a  las 7 y 12 minutos ya estábamos delante de Vessagiriya, unas ruinas de un monasterio donde dicen que vivían 500 monjes con un curioso sistema de recogida del agua de lluvia para que no perturbase la meditación de aquellos santos varones.

Hay que tener en cuenta que una ciudad como ésta albergaba a miles de monjes. He leído en algún lugar que llegó a ser el mayor complejo monástico del mundo, pero ahora no se ve ni uno. Vaya, en todo el día quizás dos o tres. Porque además los rezos los dirigen seglares. Obviamente me refiero a monjes budistas, que de trapenses no he visto ni uno.

Lo bueno de empezar el recorrido tan temprano es que las visitas son preciosas, no hay nadie, la luz es perfecta…pero cuando van cayendo las horas se empieza a llenar de personal, la luz del mediodía es horrible y sobre todo empiezas a notar lo duro que puede ser la regalada vida del turista.

La siguiente visita –no temas que no voy a describir los 23 puntos que hemos visitado hoy-  es Isurumuniya, un templo construido dentro de una roca  y que tiene al lado una gran grieta que primero oyes, luego hueles y finalmente los ves: miles de murciélagos.

Sri Lanka. Anuradhapura. Isurumuniya Vihara.

Después vemos la primera  estupa, que aquí llaman “dagoba”, y es tan grande  que no la ves: según tu posición crees que está viendo el cielo y no un trozo blanco de su pared.  Y como ya era más tarde empezamos a encontrarnos con mucha gente, sobre todo señoras vestidas de blanco. Entonces no sabíamos lo de la luna llena pero es que al ser un día de fiesta budista se visten de blanco y vienen a rezar. Y como siempre en esto de las religiones eran mayoría las mujeres aunque en este mundo budista, como en todas las creencias religiosas, ellas están totalmente postergadas.

Sri Lanka. Anuradhapura. Ruvanvelisaya Dagoba.

Y donde ya eran multitud era en Sri Maha Bodi. Este es el sitio central geográfica y espiritualmente  de esta ciudad. Aquí está el famoso ficus que procede de una rama traída desde Bodhgaya, en la India, bajo el cual Buda recibió la iluminación. Lo curioso es que dicen que ese árbol original se secó y el que hay ahora proviene de una rama traída desde este de Anuradhapura.  El caso es no perder el ADN original. Por cierto, ¿le habrán hecho el análisis correspondiente para comprobarlo?

Sri Lanka. Anuradhapura. Sri Maha Bodhi.

Este árbol fue traído por la princesa  Sangamitta, hermana del príncipe Arahat Mahinda, que como expliqué en mi post anterior fue el que introdujo el budismo en este país.  Por cierto que ambos hermanos eran mellizos. Y según mi guía este árbol es el más antiguo del mundo con registro histórico pues Mahinda  –y por lo tanto su hermana- nació en la India en el siglo III a. C. Lo del árbol está bien pero le pasa como a la Virgen del Pilar: un gran edificio y luego casi no la ves. Aquí hay una gran religiosidad pero el árbol está tan arriba y tan protegido que está demasiado alejado de los fieles.  Por lo menos hoy.

El conductor nos ha  dejado en un punto de la entrada y nos ha dicho que nos recogería en otro lugar de salida diferente. Camino de ese segundo punto hemos visto a un grupo de monos, creo que eran langures grises, que parecían muy simpáticos, pero una madre con un lactante colgando de ella  ha atacado a una señora, le ha roto la bolsa de plástico que llevaba y la señora se ha dado un buen susto. El animalito quería comida y debía pensar que la señora venía del súper.

Sri Lanka. Anuradhapura.

También hemos visto un par de varanos  que se movían como los de Komodo de los reportajes de la 2 pero solo medirían unos 70 cm.

Anuradhapura.

Y así visita tras visita hemos recorrido esos 23 lugares en siete horas. Tengo que cambiar y le digo a mi amable conductor que me lleve a un banco. A pesar de ser festivo aquí hay uno, no sé si en el resto del país, que trabaja todos los días del año. No he visto empleados más amables y serviciales en mi vida y un procedimiento administrativo más malo en esta  vida y en la otra: estaba yo solo –quiero decir que no había 50 extranjeros más-, me han atendido dos empleados y he estado más de 30 minutos.  Y encima lo tenían todo mecanizado con modernas pantallas. El cambio no ha sido muy bueno pues el euro está bajando con respecto al dólar, que debe ser la moneda de referencia para las rupias esrilanquesas, pero estaba temiendo que me dijesen al final: “no le damos nada por sus euros pero nos debe pagar 2000 rupias además”.

De allí a comer, luego descansar y al final de la tarde ya casi de noche un paseo.

Pensábamos quedarnos un día más pero en esta ciudad no hay nada más que ver y otra posibilidad cercana, Mihintale, tiene más de dos mil escalones de subida y, peor, otros tantos de bajada y ya no estamos para esos trotes.  Así que mañana a Polonnaruva.

Consejo final.

De los  23 sitios visitados yo hubiese eliminado los dos museos, pero te advierto que son en los únicos lugares, de los que yo me haya percatado, que tienen cuartos de baño.

PD

Sri Lanka. Anuradhapura. Ruvanvelisaya Dagoba.

En una “dagoba” veo como cambian una gran bombilla que está dentro de un foco y éste está situado en el extremo de un poste.  Me ha recordado a la India pues aquí como allí no tienen en cuanta ninguna medida de seguridad.  Mis amigos electricistas se hubiesen vuelto locos.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s