20. Sri Lanka 2014. Undécimo día de viaje. 5 de octubre, domingo. De Jaffna a Arunadhapura.

by

Hoy ha sido  un día muy poco turístico: ni una visita. Nos vamos del hotel de Jaffna con pena. Seguro que no encontramos un hotel mejor que éste o por lo menos con ese precio. Pero claro, no nos vamos a quedar a vivir allí.

Sarras Hotel. Jaffna

Vamos a viajar desde Jaffna a Arunadhapura y así comenzar otra etapa del viaje: la visita a las ciudades históricas.

Para este recorrido solo habíamos encontrado un autobús directo entre las dos ciudades pero salía a las 5 de la tarde y llegaba al destino cerca de las 11 de la noche. ¿Y qué haces en una ciudad desconocida a esas horas? Piensa además que a las 6 y media de la tarde cierra todo el mundo. Por si haces este viaje la solución, que no es mala, es coger un bus desde Jaffna a Vavuniya y desde allí otro a Arunadhapura. Y en ambos tramos los servicios son frecuentes, por lo menos con los autobuses del gobierno.  Nosotros, por no hacerlo tan fácil, hemos tenido que hacer una parada intermedia en otra ciudad de nombre impronunciable: Medawachchiya.

La carretera es bastante buena, sobre todo el segundo tramo y encima hemos tenido la suerte de que no han puesto música en el autobús y solo en un trayecto una peli india de argumento enloquecedor,  pero sin voz.

En la primera etapa se pasa por grandes arenales, sobre todo en la península de Jaffna.  Este es un viaje de norte a sur y cuando vamos hacia el centro del país empieza a haber campos con cultivos y al final lo que te encuentras es un ambiente tropical.

Gracias a las pelis de los autobuses he llegado a las siguientes conclusiones sobre la idiosincrasia india:

-los héroes siempre visten camiseta, lleven o no camisa. Yo solo por eso no podría ser héroe.

-si alguien fuma mucho es un villano.

-las gafas de sol las lleva a veces el bueno, pero siempre el jefe de los malos. El bueno se las pone tipo diadema.

Otra novedad es que cerca de Vavuniya hay un control de identidad de los pasajeros pero es fijo y anunciado así que no sé a qué malos prenderán.    A nosotros solo nos han mirado de reojo al enseñarle las tapas del pasaporte. Por lo visto no buscan abuelos extranjeros. Y ha sido un control muy rápido.

En la estación de autobuses de Vavuniya había un par de puestos de fruta pero solo vendían manzanas: casi 50 céntimos de euro cada una y eran medio enanas. Quizás tengan propiedades afrodisíacas, porque si no no sé quién las comprará. Si es así son más baratas que la Viagra y más sanas.  Pero no me he atrevido a preguntarlo por lo embarazoso del tema y porque podía ser malinterpretado por las vendedoras.  Y otra cosa que no había visto en mi vida: el autobús no arranca al salir de Jaffna, se bajan un par de pasajeros y el cobrador, lo empujan y así empieza el viaje. Y eso que era un vehículo grandote.

Otra particularidad: en cuanto dejamos el norte del país ya no se ven iglesias cristianas, ni imágenes de vírgenes  y santos en la carretera. Pero sí hay bastantes cuarteles.

Y lo más extraño de todo: una niña de unos 7 años con gafas en el autobús. Es la primera que veo, porque aquí nadie lleva gafas.  Quizás algún abuelo muy viejo, pero desde luego ningún joven ni adulto. Y menos los niños.

Llegamos a Arunadhapura y esto  ya es otro ambiente.  De momento se nos acerca un conductor de un “tres ruedas“ ofreciéndonos su servicio y un hotel que es precisamente al que  queremos ir.  Este hotel es de más categoría que los que hemos estado hasta ahora  -y más caro- pero no es mejor que el último. Comemos allí  y en una mesa cercana un fornido joven occidental está comiendo con una cerveza. Esto también es una novedad.

Arunadhapura.

Arunadhapura.

Hace bastante calor y aunque hoy apenas hemos andado nos quedamos en el hotel pues las visitas turísticas tienen una característica que ya explicaré  pero que hacen un poco difícil ver nada hoy. En el hotel nos recomiendan que cojamos mañana un “tres ruedas” durante 5 horas para ver  todos los monumentos.

Salimos a pasear y le pregunto a uno de esos conductores: en lugar de las 2500 rupias del hotel nos pide 2000. Y sonriendo me dice lo que piden en los hoteles: se les quedan 500 de comisión. Concertamos la visita con él pero me dice que no puede venir a buscarnos  pues a veces trabaja con nuestro hotel: debemos salir a la calle como si fuésemos a pasear y él nos recogerá. ¡Como en una peli de espías!

El hotel está situado en una zona residencial y aunque estas son más tranquilas, agradables y silenciosas a mí no me gustan nada pues todo está lejos y aquí a las 6 de la tarde ya es de noche y apenas hay luces por la calle. De todas maneras damos un paseo hasta una pastelería que recomienda la guía: “Salgado”.  Tomamos algo allí y le pregunto al de la caja si él es “Salgado”.  Primero me dice que sí pero cuando le empiezo con el rollo de que ese es un apellido normal en España aunque aquí sería de origen portugués,  me cuenta  que él no es el propietario, que es el encargado,  pero se llama Fernando de apellido. Cosas curiosas.

Arunadhapura. Helado en Salgado. Ice cream at Salgado Bakery.

En la pastelería veo al primer monje budista desde que dejamos Colombo donde vimos unos pocos en la puesta de sol sobre el mar.  Por cierto que este se lleva una buena bandeja de pasteles.  Quizás sea de un grupo de los que no practican la austeridad ni los ayunos. O quizás es que va a ver a sus ancianos padres. Tendría que habérselo preguntado.

Mañana visita turística.

Anuncios

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “20. Sri Lanka 2014. Undécimo día de viaje. 5 de octubre, domingo. De Jaffna a Arunadhapura.”

  1. Mulliner Says:

    “Salgados” (o salgadinhos si son pequeños), en español “salados”, son un tipo de aperitivo en Brasil que pueden ser de masa como las empanadillas y raramente de hojaldre. Son tan normales que los tienen hasta en las cafeterías de los aeropuertos. Puede que de ahí venga el nombre en esa pastelería y no de ningún señor de ese apellido.

  2. AL de Sri Lanka Says:

    Javier, “se non è vero, è ben trovato”. Ahora no puedo comprobarlo pero me parece que la guía decía que era el apellido del dueño.
    De todas maneras muchas gracias por la sagaz interpretación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s