Lo que me han contado de uno de los que utilizaban una tarjeta “black” de CajaMadrid.

by

Pasó de pobre a canalla sin necesidad de terapia génica. Sólo con sus convicciones.
Todas las mañanas se le aparece en el espejo su difunta madre y le repite cien veces “eres un indecente” en tandas de diez separadas por una pequeña pausa.
Él contesta “no te preocupes, madre, estoy bien.  Cuidate” y apaga casi con devoción la luz del cuarto de baño.

Etiquetas: