63. India 2012. Final 2.

by

Dwarka, peregrino con barba.

  La crisis sexual. O el sexo y la crisis.
Cuando empezó la crisis económica leí un artículo sobre cómo esta situación afectaba a la vida sexual de la pareja y hubo dos comentarios que me resultaron especialmente interesantes.

Uno era que en esta nueva situación la venta de condones había descendido, cosa que achacaba el articulista directamente a que se fornicaba menos, aunque también creía que podría haber influido la baja del turismo y la caída del consumo de la prostitución. A mí me alarmó pensar que fuese debido a que la doctrina papal hubiese hecho mella en las costumbres de los jóvenes españoles dado el seguimiento multitudinario que tienen sus visitas.

Me compensó saber que sin embargo la venta de juguetes eróticos había crecido, aunque bien pensado ni el papa ni la jerarquía eclesiástica dicen nada sobre estos adminículos y quizás esos jóvenes dicen no al preservativo pero sí al sexo eléctrico.  (Bueno no sé si es eléctrico o electrónico).  Incluso citaban ofertas especiales para los parados. Y sobre estas ofertas era el segundo comentario:  en algunos prostíbulos ofrecían descuentos del tipo “dos por uno”.  Y si (algunas veces) uno es complicado, con la oferta te han arruinado la autoestima: “mi amor, y ahora vamos a por el segundo”.  A no ser que fuese del tipo yogur.

NB
Nuestro ministro de Agricultura, el Sr. Cañete, cree que la caducidad de los yogures es aproximada y que te los puedes comer al cabo de varios meses. Quizás esta oferta tenía “caducidad estilo cañete”. Un alivio.

Sobre las tasas.
En el hotel de Gangtok cargaban un 1% por un impuesto y un 7,416 por otro. ¿A qué genio fiscal se le habrá ocurrido esa cifra del   7,416? Quizás sea el astrólogo asesor del ministerio de Hacienda.

Los políticos y las barbas.

Cuando estuve tres días sin afeitarme en este viaje  y me vi con una incipiente barba pensé que me parecería a Rajoy.  ¡Mira que están feos los políticos con barba! ¡Y cuántos hay con ella! Si un extranjero, o extraterrestre, viese la galería de políticos españoles pensaría que eso es algo propio de la profesión. Menos los catalanes. O por lo menos los catalanes con gobierno catalán. Y pienso en Montilla, Más, Pujol,  Maragall, Tarradellas…Pero mira los españoles: Rubalcaba, Serra, Rajoy, Anguita, Solana, hasta Llamazares. Yo creo que te darían más confianza sin barba.

Claro que peor están todavía con bigote. Así tienes a Aznar o a Carod.  La excepción nacional es Revilla. Creo que a los únicos políticos que les sentaba bien el bigote eran a Zapata y a Pancho Villa.  Y por supuesto a Stalin.

Lema indio.  (Proposición).
En mi recorrido por Sikim he visto multitud de eslóganes de carácter cívico y fuera de este estado muchos publicitarios. Entre éstos hay de marcas internacionales  tipo “always running”, “take in…”. Cosa así con fuerza en inglés. Visto como se comporta aquí el personal  voy a sugerir un lema para ellos: “Indian people never walk”.

Menorca y algún partido regionalista (¿nacionalista?).

Una vez estuve en Menorca y me sorprendió gratamente el silencio de muchos de los lugares de su naturaleza. Especialmente recuerdo la cala Pregonda y un pequeño estanque que había antes de llegar. Estando allí pensé en la suerte que tenían en esa isla en no tener   un partido regionalista cortando el bacalao. Si hubiese sido así rápidamente les habrían colocado a los pobre patos y otros seres  lacustres  un circuito de motos para joderlos de por vida con el ruido. Claro que los patos tienen alas y se pueden largar de allí, vaya, que se largan, pero los pobres humanos…Aunque a muchos de estos,  el ruido les suene como  al teniente coronel  Bill Kilgore el olor del napalm:  “huele a victoria”.
Una envidia sin par.

Sobre las camas, las sábanas y las almohadas.

Ya lo he explicado en alguna ocasión: en casi todos los países de Asia que he visitado el personal duerme con la sábana bajera exclusivamente. Y cuando les pides la encimera puede ocurrir que antes que tú otros extranjeros la hayan pedido y lo encuentren extravagante pero te la entreguen sin más, pero puede que no haya sido así  porque aquel recepcionista no haya tenido clientes occidentales o porque se hayan metido vestidos  en el sobre y no lo hayan pedido. Pero yo no quiero meterme en la cama en contacto con una manta o una colcha que lleva allí no sé cuanto tiempo sin ser lavada o que no lo ha sido nunca.  Total, que no entienden para qué quieres otra sábana y tienes que insistir para conseguirla.

En Sikim y Bengala me he encontrado habitualmente con la situación de arriba pero con alguna particularidad más: las camas más duras que he dormido en  mi vida, o por lo menos, las que recuerdo, exceptuando las ocasiones en que he dormido haciendo vivac. Y es que no sé de qué están hechos esos colchones, pues somier, lo que se dice somier no hay, solo unas tablas. En mi época juvenil (“juvenil” de verdad, con 15 ó 16 años, que ahora tienen 35 y siguen creyendo que son “juveniles”, que es el adjetivo de “juventud”) estuve en un colegio en el que los colchones eran de borra, pero eran duros y nada homogéneos, pero estos sikimeses son uniformes pero como de piedra. Marisa opina que son de alguna fibra vegetal. Miden 4 ó 5 cms de gruesos y son como una placa.

Y en muchos casos unas camas enormes resultado de unir dos camas. Lo especial es que no suelen tener sábanas tan grandes y entonces te ponen dos  cruzadas para de esta manera conseguir el efecto de una grande. Y es así en la bajera y como encima ponen una colcha o unas mantas también cruzadas, pues más o menos se soluciona el problema. Pero cuando pides las sábanas encimeras y tienes que insistir en lo de “dos sábanas” empiezan los problemas pues es condenadamente difícil dormir de esa manera.

Las almohadas son todavía más curiosas: pesan mucho y no se hunden nada. Podrían ser de arena pero pesarían más, quizás sean de serrín pero de alguna madera tropical que sea muy dura. No he llegado a intimar lo suficiente con ninguno de un hotel con esas almohadas  para preguntárselo. Un misterio.

Miguelín.
Recién llegado a España me dan una publicidad de esas callejeras.
“¡ATENCIÓN!

PENSIÓN MIGUELÍN

OFRECE HABITACIONES POR HORAS
1,30 horas …..14,00€
2 horas……..…16,00€
3 horas………..18,00€
1 Día…………….24,00€

Habitaciones confortables, esmerada limpieza y discreción”.

Me percato que ya me lo dieron al regresar del viaje a Jordania pues escribí sobre ello en un post de los finales y que es de la misma pensión de Móstoles y  que siguen con los mismo precios.  Eso es tener conciencia social.
Y yo me pregunto que sí que tienes que llegar cansado  a Móstoles para que necesites dormir una hora. O dos. Y también  que porqué dicen lo de la “discreción”. Y por qué lo dan a la salida de la estación de Fuenlabrada, porque si llegas tan cansado y tienes que invertir otra hora en ir a Móstoles….
Pero lo que sí tiene el Miguelín es sentido cívico pues al final de la publicidad escribe: “No me tire al suelo”. Pero no sentido comercial porque podía haber acabado: “Si usted no lo necesita quizás su pareja sí. Por favor désela al llegar a casa”.