44. Calcuta. Día 2. Tarde.

by

Durga

    22 de octubre. Lunes.
Hemos leído que la oficina bengalí de turismo organiza tours para ver los principales “pandals”  de Calcuta. Vamos allí y nos dicen que sí, que salen a las dos de la tarde y aunque es la una y media ya está todo completo pero que podemos probar por si queda al final algún asiento libre. Y como es la India la excursión del West Bengal Tourism Development Corporation   Limited no sale delante de su puerta, que además es un lugar muy céntrico,  si no del Netaji Indoor Stadium.  Todo esto lo escribo por  si piensas hacerlo otro año, aunque vete a saber entonces desde donde saldrá.  Una amable funcionaria me hace un plano  exacto para llegar hasta allí  y allí llegamos echando el último aliento y sin comer.

Que esperemos, que van a ver, que parece que sí.  Y al final nos buscan acomodo en un autobús donde hay varios asientos libres y  donde la mitad del pasaje  lo forman un grupo de de jóvenes americanos, muy blanquitos excepto una negra y muy contentos.   Imagino que nos han colocado allí por eso, por los extranjeros, pues en el resto de autobuses solo hay indios.

Es un vehículo con AC, Volvo, nos remarcan varias veces, quizás para hacernos ver que era bueno y nuevo, con un guía que explica todo en bengalí, supongo, y en inglés y dada la nacionalidad de los jóvenes haciendo hincapié   en los hechos o personajes  que se relacionaban con EEUU, aunque dada la nula respuesta  de ellos me parece que les daba lo mismo.  De España no dijo nada, pero a nosotros personalmente que tenía un amigo profesor de yoga en Barcelona, casado con una Cristina. Fue un guía excelente y un enamorado de la figura de Tagore. (Que en bengalí se pronuncia “Tagor”).

La verdad es que nos metimos en el tour pensando que era otra cosa     pero resultó muy interesante, Vaya,  de los que volvería a hacer de nuevo. Se trataba de ver seis casas-palacio antiguas donde tenían instalado un pandal.

La cosa empezó bien cuando nos dieron una caja con unos sándwiches de nada (pero que con el hambre estaban muy buenos), una especie de croqueta  y un par de dulces.  A lo mejor era para la mitad de la tarde, como una meriendilla, pues dada la hora se suponía que todos estaban  comidos. Menos nosotros.  Así que no esperamos a media tarde. Aunque quizás fue una falta de educación enorme comenzar de esta manera el recorrido.

Si no es por una excursión así  no es fácil ver esos “pandals”, pues los populares están por las calles pero para ver éstos tenías que entrar  en el patio de una casa, sin ninguna indicación exterior lo que no hacía suponer  que hubiese algo  allí dentro.

En cada “pandal” solía haber uno o dos brahmanes  que realizaban la ceremonia de la “puja”   que alguna familia ofrecía en aquel momento.  Y a diferencia de los callejeros aquí solía haber poco personal.

En el primero que visitamos estaban realizando una ceremonia especial: la “Kumari puja”, donde había unos padres y su hija (menor de 10 años según nos dijo el guía)  que iba disfrazada como de novia. Debe ser lo que en España se llama “Primera Comunión”.

El ambiente que se respiraba era muy festivo y conforme avanzaba la tarde y se acercaba la noche (aquí sobre las 5 y media) las calles se iban llenando de gente. Para evitar que se colapsase el tráfico y aquello estuviese un poco más despejado habían colocado en muchas calles unas barandas de bambú y así el personal tenía que andar encajonado por allí.  Y muchos, muchos policías, que también ayudaba al orden reinante.  Y esa multitud contrastaba  con la quietud de la mañana  en que parecía que Calcuta estaba vacía y que todos sus habitantes  se habían ido a Darjeeling y a Sikim.

Y sin tiempo de ir a internet, cena y al hotel,

NB
El festival de “Durga Puja” se llama en conjunto Sharadotsav” que en bengalí significa “Festival de otoño”.

PD
En uno de los patios he visto un soporte especial  para sujetar a las cabras cuando las decapitaban como el que hay en el templo de Kalighat. ¿Lo hacen todavía?  Porque también he visto  a gente paseando a cabras altas y hermosas. ¿Será para los sacrificios?  Desde luego las llevaba limpias como animales de compañía.

Nota del editor: Dice la Wikipedia que pandal es una estructura, permanente o temporal, levantada para ceremonias religiosas, bodas incluídas y que en el hinduismo se llama así a estructuras temporales levantadas para honrar al simpático dios  Ganesha de cabeza de elefante en el Ganesh Chaturthi o a la diosa guerrera Durga en el Durga Puja que es la fiesta que simboliza el triunfo del bien sobre el mal representado por el «semidios»  Mahishasura, también bastante simpático (o al menos sus estatuas me lo parecen) capaz de cambiar de hombre a búfalo de agua y viceversa a voluntad. Durga decapita a Mahishasura por lo que también se la conoce como  Mahisasuramardini «la que mata al búfalo demonio», nombre apropiado para una diosa enérgica.

Por las fotos que he visto los pandal(es) podrían ser carpas (del quechua Karpa)o recintos o estrados o plataformas, que se adornan de forma exuberante.

Etiquetas: ,

Una respuesta to “44. Calcuta. Día 2. Tarde.”

  1. jose luis Says:

    En el anterior capítulo hice dos comentarios y están pendientes de moderación, qué pena!

Los comentarios están cerrados.