Los borrachos ya no tienen prestigio.

by

El chaparrón electoral del lunes ha impedido destacar a un suceso que merece más detenimiento. El titular de El País decía «Detenidos dos «antisistema»por quemar el toldo de un bar» Lo primero que me vino a la cabeza es ¡vaya finura la de los «antisistema»!  entrecomillas como se dice ahora haciendo el gatito al hablar como si las comillas no fuesen un recurso tipográfico sino actoral. Finura digo porque atribuir algún mal sistémico a un toldo es hilar más fino que Shylock intentando cortar cuarto y mitad. Si los titulares no se entienden hay que leer la noticia, razón por la que muchos acabamos leyendo periódicos, y al fondo de la columna se leía que los «implicados en el altercado presentaban un alto grado de intoxicación etílica».

Me confirmo, pues, que la apariencia antisistema – sea eso lo que sea que ya hemos visto muchas apariencias sistémicas engañosas y otros muchos no llevan rastas de pincho porque no pueden – prima sobre la esencia del alcohol en sangre y digo que hay pocas cosas más esenciales que la circulación sanguínea, según la escala de valores de la más tonta contemporaneidad.

Una respuesta to “Los borrachos ya no tienen prestigio.”

  1. Al de Turquía Says:

    Quizás la noticia estaba bien y los habían detenido por «pirómanos antisistema » y no por «pirómanos borrachos». Y es que el alcohol parece que siempre ha sido un eximente (menos en la justicia militar según me contaron en la mili).

Los comentarios están cerrados.