30. Final y última, 3ª de 3.

by

Darat-al-Funun.English forever.
Cuando busco información de hoteles en internet me encuentro a veces comentarios muy divertidos por ser la traducción de un robot. Pero a veces son tan buenas que parecen escritas en castellano en el original. Leo un comentario impecable que acaba diciendo: “El desayuno era pasable, pero ninguno de los desayunos que tuvimos en o Siria o Jordania eran mucha costilleta.” Imagino que es un valenciano quien lo ha escrito y estoy intrigado por lo que entiende el viajero que debe ser “mucha costilleta”. Entonces veo que hay una opción para ver el comentario en su versión original. Decía: “but none of the breakfasts we had in either Syria or Jordan were much chop.”
Nosotros desayunamos de bien a excelente. Aunque también tengo que reconocer que no había mucha costilleta. Palabra que sí se emplea en mi pueblo y en mi familia.

Móstoles forever.
Salgo del metro sur en una estación de Móstoles y me dan una hojita de publicidad. La verdad es que no me fijé en quien fue pero hubiese sido interesante hacerlo. Decía:
“¡ATENCION!
PENSIÓN MANOLÍN (Nombre supuesto, pero parecido).
Ofrece habitaciones por horas
*1,30 horas ……14,00€
*2 horas ……….16,00€
*3 horas………..18,00€
*1 Día………….24,00€
Habitaciones confortables, esmerada limpieza y discreción”.

Mi primer pensamiento fue: ‘¡qué bien!, para gente que necesita descansar aunque sea un rato.’  Pero luego caí en ese escalado a partir de una hora y media y no parecía que fuese para “descansar”. Y la palabra final ‘discreción’ ya fue definitiva para cambiar mi percepción, porque ¿quién necesita ‘discreción’ para descansar un rato?
De todas maneras lo de los 90 minutos me parece excesivo, porque ¿quién puede estar tanto tiempo fornicando? A no ser que dediquen los 80 minutos restantes a descansar realmente. Lo del un día entero ya se  escapa a todos mis conocimientos.
¡Y qué estudio de mercado han hecho previamente para empezar con esos 90 minutos y luego pasar ya a las dos horas!
No os pongo la dirección porque este blog ya sabéis que es de los de tipo búho  y no admite publicidad. Aunque esto ocurrió en Móstoles y os cae muy lejos a todos.

Brotes verdes.
Y te preguntarás que qué hacía yo en Móstoles.   Pues dejar de estar en el paro, situación en la que he permanecido durante 7 años. Y me siento feliz de colaborar a solucionar el problema del desempleo. Que soy uno de los que han ayudado a que surjan lo que los optimistas llaman ‘brotes verdes’. Aunque por mi edad sean ‘brotes viejos verdes’.
Así suena fatal. Mejor  “viejos brotes verdes”.

Los profetas.
Cuando estuve en el castillo de Ajloun escribí que me había encontrado una referencia a un profeta que no era Mahoma y que yo creía que éste era el único. Estaba equivocado: Mahoma fue el último siendo el primero Adán y habiendo entre ambos 124 mil. Y a mí esos números  me ponen malo. ¿Estaba Dios contando los profetas y cuando llegó a ese número dijo lo de ‘ya vale de profetas’?
Pero una cosa es dudar de ese número y otra ser un tocacojones y preguntar en internet “Who Can Tell Me The Names Of 124000 Prophets? Pues le han respondido. Por supuesto no le han dado los nombres pero un militante cristiano le ha dado el de los 48 que aparecen en la Biblia. Y de 8 profetisas. ¡Eso es ser preciso!

Disquisición antropológica-evolutiva.
En el minibús de Irbid a Pella subió una joven madre jordana con un niño pequeño, de unos 3 años, y un bebé de pocos meses en brazos. Llevaba además dos bolsas. Y en su mano derecha un teléfono celular que no abandonó en todo el trayecto.
O sea que tenía grandes problemas de movilidad pero una de sus extremidades prensiles  estaba dedicada a un chisme que no utilizó en todo el viaje y que además le dificultó para subir y bajar del vehículo.
Al ver este hecho pensé que la tecnología evoluciona a una velocidad que no se puede comparar con la humana y que, dentro de nada, a cada infante al nacer le troquelarán su NIM, Número de Identificación Mundial,  -WIN en inglés-, que no solo irá unido a cualquier actividad humana sino que será su número personal de teléfono (de eso se hablaba mucho a mediados de los 80) y también el de su placa base, o plaquita, que se le insertará en cualquier parte de su anatomía. Bien es verdad que deberá hacerse donde no se pueda perder o que su pérdida implique la muerte. Por ahora solo se me ocurre en el cerebro, pero quizás también podría ser en el alma. Aunque algunos boleros hablan de hombres y mujeres que no tienen alma. Habrá que estudiar esos casos.
En resumen, que no habrá teléfonos celulares.
Ahora imagina que por alguna extraña razón –por ejemplo que todos los científicos e ingenieros se hacen abogados o abrazan la senda religiosa- el teléfono celular se queda como está. Y sigue así durante mucho tiempo.  Quizás 100 millones años.
Entonces la necesidad de llevar siempre en la mano derecha ese artilugio haría que a la especie humana, en su evolución, le apareciese otra mano auxiliar con solo dos o tres dedos siendo uno de ellos prensil y el otro u otros tuviesen la facultad de poder enviar mensajes SMS (Short Message Service).
Esta evolución hubiese hecho el viaje de Gerasa a Ajloun más placentero pues el conductor habría podido contar las monedas con una mano, conducir con la otra y hablar por teléfono con la nueva.

Coda.
Pensando en mi teoría evolutiva   acabo de descubrir porqué el Sr. Aznar utilizó la mano izquierda y no la derecha en su gesto obsceno: con la derecha sujetaba firmemente el teléfono celular.
No fue una conspiración.

Inocencia islámica.
En el vuelo de Ammán a Madrid nos proporcionaron “The Jordan Times”.
Una noticia me sorprendió: un importante erudito musulmán paquistaní que vive en Londres, ha emitido una ‘fatwa’ diciendo que los terroristas y los suicidas con bomba son ‘no creyentes’. Y para eso ha escrito un documento de 600 páginas.
Y es que todas las religiones son parecidas. Porque según él lo ha hecho para persuadir a los jóvenes musulmanes para que den la espalda al terrorismo.
¡En el mundo de los 140 caracteres del ‘twitter’ este santo varón saca un tocho de 600 páginas!
Me imagino la escena: dos jóvenes musulmanes británicos radicales  que piensan poner una bomba en el metro de Londres o sus pares en un tren de cercanías de Madrid  y antes  de decidirse se ponen  a leer la ‘fatwa’.
-Qué, ¿podemos ponerla o no?
-Pues aún no lo sé que voy todavía por la página 470.
Que los terroristas deben estar muertos, pero de risa.

NB
Por supuesto prefiero este tipo de actuaciones, aunque creo que son poco eficaces, que las contrarias.  Y si quieres una ampliación de la información te dejo este enlace con un artículo de Guardian.

Fotos.
Como en otros viajes una selección de fotos de este viaje estará en Flickr. Estarán organizadas en carpetas según las ciudades que hemos visitado. Se puede acceder tecleando http://www.flickr.com/photos/elangel/.
Este enlace os lleva a todas las colecciones y después hay que elegir “Viajes”. Salen todas las fotos desde el 2005 agrupadas por lugares o temas. Espero que os gusten.
Todas las fotos de este viaje son de Marisa. Por ejemplo ésta de Darat al FununPatio en Darat-al-Funun.

Próximo viaje.
Seguramente este verano no habrá viaje pero sí en octubre. Si tengo tiempo hasta entonces quizás escriba el viaje a Birmania del pasado mes de septiembre. Tengo los borradores y las fotos, así que es posible. Y si no, nos “encontraremos” en otoño en mi viaje a la India.

Frase final.
Esta vez me ha surgido de un día que buscando en mi guía un hotel encuentro esta frase: “…aquí merece la pena que pagues más, especialmente si viajas con tu ‘mejor mitad’”. Yo tendría que ir siempre a hoteles de cinco estrellas.

2 comentarios to “30. Final y última, 3ª de 3.”

  1. BERTA Says:

    Me llama mucho la atención que pese a incluir en tus diarios muchísimos comentarios críticos sobre el país (India), sus costumbres, creencias o incluso gentes vuelvas tantas veces. Hasta tienes en la cabeza el próximo viaje de otoño.

  2. Angel de Jordania Says:

    Berta, es que la India te puede apasionar pero también agotar. Y creo que no soy el único al que le pasa eso. Y quizás por esa razón también me cabree las actitudes y comportamientos de la gente allí: porque no paso como el Espiritu Santo por el país “sin manchar ni mancharme”. Te aseguro que no tengo un impulso masoquista y que voy allí a sufrir. Quizás cuando escribo tengo demasiado presente la última putada y me olvido de describir un comportamiento agradable, la belleza de un templo, la serenidad de una mirada. Puede ser que esto quede mejor reflejado en las fotografías.
    De todas maneras te agradezco el análisis certero de tu comentario.
    Gracias.

Los comentarios están cerrados.