26. Idiosincrasia india. II.

by

Los “tempo”.

Seguro que un lingüista o un melómano me diría que el plural de “tempo” es “tempi”; pero no de éstos.

Tempo

En Ujjain, y otras ciudades, el transporte público por excelencia son los “tempo”.   Un motocarro enorme con dos filas de asientos donde caben, o mejor meten, doce pasajeros más dos al lado del conductor. Son muy baratos y muy polucionantes, pero te llevan a cualquier sitio. Y hay muchos.

Una característica especial de su diseño es que el tubo de escape sale directamente en la rueda delantera.

Rueda delantera de un Tempo

La circulación.

Las grandes ciudades, como Ujjain, suelen tener medianas separadoras, generalmente con verjas de hierro, entre los dos lados de la calzada de las grandes calles y avenidas. ¿Pero alguien se imagina que un conductor indio va a salir de su aparcamiento e ir por esa calle hasta que pueda dar la vuelta? Pues no: van en dirección contraria (prohibida) hasta que pueden cruzar a su vía.

Cuento esto para que veas lo difícil que puede ser atravesar una de esas grandes calles.  Porque primero tienes que pensar o acostumbrarte que aquí se conduce por la izquierda.  Luego que es de noche y ninguna bicicleta lleva luces. Las motos cuando es de noche cerrada las suelen encender, pero no antes, pero hay una cuarta parte que no las lleva. Algunos autorickshaw tampoco. Y cuando ya tienes todo eso controlado y empiezas a cruzar aparece un cabrón que va en dirección contraria, hacia donde, por supuesto, tú no mirabas.

Afortunadamente estos vehículos van bastante despacio y puedes reaccionar pero desde hace poco han aparecido jóvenes que van en moto a todo lo que les da su máquina.

Por eso a veces pienso que debería cruzar como veo hacer a muchos indios, sobre todo mujeres mayores: sin mirar y por donde les apetece. Confían en que las sortearán o pararán.

Y si no ya tienen a todo el panteón hindú protegiéndolas. O en último término la reencarnación en alguien estupendo.

Contraste.

El mismo día en que aparecía la noticia que las autoridades indias intentan organizar la distribución de ayuda humanitaria a los tres millones y medio de desplazados por las inundaciones registradas en el estado de Bihar leo también que un trozo del pastel nupcial de la boda de Charles y Diana, de 1981, ha sido vendido en una subasta por 1500 €. Lo había conservado un empleado real envuelto en un film de plástico. Claro que para la tragedia de Bihar el ejército indio ha desplegado 500 tiendas (de 20 personas de capacidad cada una) y seis helicópteros. No te divido y te digo a cuantos afectados debe atender cada aparato porque no te lo creerías. Sí que dan los tipos de helicópteros como si eso hiciese mayor la ayuda: cuatro Cheetahs y dos Dhruvs. Claro que por un trozo de pastel lleno de salmonella se pagan 1500€. Espero que el que lo haya comprado se lo haya comido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s