36. Bagán. Día 2. Primera parte.

by

Nos volvemos a encontrar en el desayuno con José y Maitelena. Ellos van a alquilar unas bicicletas y a visitar los templos. Nosotros haremos como ayer, el viaje con pickup y andando.

Cuando estamos a punto de irnos viene un mozo del hotel a la habitación y nos entrega un sobrecito con el botón del disparador de la cámara de Marisa.  Una pareja que ha llegado desde nuestro hotel en Mandalay nos la ha traído. Ella es una jovencita española de Pozuelo de Alarcón y él un jovencito austríaco con cara de buena persona y que siempre sonríe pero que no habla. Ella sí. No parece muy entusiasmada con el país y se sorprende de que nosotros repitamos.

Pero el botón no ha sido la solución pues ha debido de romperse algo así que tenemos que seguir con el arreglo-chapuza.

Hoy nos vamos a ver Bagán el Viejo.

La primera visita es a Ananda Pahto.

Ananda Pahto

La guía dice que si sólo vas a ver un templo que veas éste. Pues a pesar de la maravilla de lugar estamos solos. El año pasado había bastante gente, incluidos visitantes birmanos. Estos días no paramos de hablar de la crisis del turismo en Bagán aunque para un turista no avisado parecería que todo va bien si lo compara con el resto del país. Pero todo el mundo te dice que después de septiembre pasado (septiembre del 2007 que este viaje es de julio del 2008) con los movimientos de protesta de los monjes budistas y la represión que siguió, añadido con las inundaciones de mayo, aunque ésta sea una zona muy alejada de donde hubo el desastre y  además la zona más seca de Birmania, el turismo ha caído en picado. Lo de la protesta y la represión lo digo yo, porque ellos solo dicen “después de septiembre” y “después del tifón”.

Si piensas que este templo, Ananda Pahto, fue construido entre 1090 y 1105 te quedas estupefacto, porque es impresionante. Tiene cuatro grandes figuras de Buda que son de las mejores del arte birmano.

Ananda Pahto

En este templo como en otros mucho te encuentras con el olor dulzón de los excrementos de los murciélagos. Creo que son un problema para la conservación de los monumentos pero a mí, sin llegar a querer tenerlos como mascotas, no me molestan. Desde luego mucho mejor que las palomas, grandes destructoras de los monumentos donde viven, porque además los murciélagos son insectívoros y las palomas granívoras.

Pero peor es encontrarte en el suelo del interior del templo un escorpión negro bastante grande. Está muerto pero antes debía estar vivo y tienes que andar descalzo.  Y si hay uno quiere decir que habrá más. Lo curioso es que la guía no dice nada de estos bichos.

En templos como éste no serían un problema porque tiene mucha iluminación natural y los verías, y más si son de este tamaño, pero no sé que pasará en algunos pasillos casi a oscuras, o sin casi. Claro que a lo mejor estos animales padecen escotofobia. Empleo esta palabra, miedo a la oscuridad, porque no sé el antónimo de lucífugo. Porque me he pasado la vida oyendo decir que las cucarachas son lucífugas (así que las puedes pisar con tus pies descalzos en esos pasillos oscuros, aunque no he pisado ninguna) pero nunca me han dicho nada de un animal que fuese lo contrario. Quizás se lo tenga que preguntar al señor Aznar ya que él se define como ecologista y ya sabéis que ecología es la “ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con su entorno”. Así que ¿cómo se llaman los animales que huyen de la oscuridad, Don José María?

Lo malo de esta historieta del escorpión negro es que lo ha visto Marisa, vaya tuve que decírselo para que no lo pisase, que no voy alarmando al personal si no es necesario,  y ahora si tiene que hacer una foto en un lugar del templo por donde no pasa gente y no se ve claro el suelo quiere que se lo ilumine para ver por donde pisa.  Insisto en que vamos descalzos. Para mí estos de los dioses y sus prohibiciones son temas que siempre encuentro disparatados. Porque Buda prohíbe que vayas calzado por el templo, que está más o menos limpio, por los patios alrededor del templo, que no suelen estar limpios, y si hace calor y da el sol están abrasando, también por los pasillos y escaleras que llevan hasta el templo y que pueden estar llenos de caca de perro, pero no le importa que todo este lleno de mercaderes vendiendo camisetas o falsos trabajos de laca, que fumen y que escupan betel en las paredes y suelos. ¿Tú lo entiendes? Yo no. Y Buda no lo sé si lo entiende.  Pero en cuanto estás a punto de llegar al sitio límite de calzado además del letrero que te indica que debes descalzarte siempre hay algún fiel budista que te lo dice.

Cuando nos vamos aparecen dos parejas de occidentales y algunos birmanos.

Vamos luego a Thatbynnyu, el más alto de Bagán y también impresionante. Me gustaría mucho subir a sus terrazas pero está prohibido hacerlo.

Thatbynnyu Phaya.

En uno de estos importantes hay un gran letrero de algún organismo oficial que dice que está prohibido hacer fotos dentro de los templos de Bagán. Por supuesto nadie hace caso, ni nadie lo vigila. En algunos hay una prohibición expresa, imagino que por las pinturas murales aunque en estos suele haber puerta con candado y vigilante.

Después visitamos Nathalaung Kyaung, el único templo hindú que queda en Bagán.  Se te acerca alguien y te dice “Vishnú”, el dios al que está dedicado el templo, y espera que con eso ya se ha ganado el jornal de guía. Es como si en Zaragoza vas al Pilar y al entrar un individuo te diga “Pilar”. Y seguro que ha habido alguien antes que le ha soltado la pasta.

Nathalaung Kyaung. Vishnu.
En la España de los 50 cuando alguien iba a entrar en una casa donde la puerta no estaba cerrada, para hacer notar su presencia, e imagino que para demostrar que era un buen cristiano, decía la primera parte de la jaculatoria “¡Ave María Purísima!”. Desde la casa le contestaban que “¡Sin pecado concebida!”. Pues eso me hubiese gustado decirle hoy al “guía”: “Lakshmi”. Para que viese que sabía de qué me hablaba.

Aquí había unas estatuas que fueron robadas por un alemán a finales del siglo XIX. Imagino que estarán en algún museo occidental o en alguna colección particular.

La visita matutina la acabamos en Pahtothamya, que para nosotros es la del “Buda Gurruchaga” pues tiene la estatua de de Buda más fotogénica de Bagán pero que se parece muchísimo a este cantante y showman.

Pahtothamya.

No sé si éste templo o en algunos de los anteriores visitados nos encontramos con murales restaurados pero “no para tus ojos”, aunque en algún caso hay una instalación eléctrica por el techo que no sé si no funciona por desidia oficial o porque el conserje-portero-vigilante quiere que no lo haga y así intentar sacar la pasta del turista con una bombilla con la que te ilumina.

Y en este templo nos volvemos a encontrar con nuestros amigos. Pero hemos estado toda la mañana solos. Vaya, solos de turistas porque los vendedores birmanos no nos han abandonado nunca. Uno que me parece que no lo es me pide que le escriba algunas palabras en castellano que luego él transcribe al birmano la pronunciación. Así que me veo dando clases de español. El alumno se llama “Tun Tun”. Me hubiese gustado explicarle que significa su nombre para nosotros. Y curiosamente no intenta venderme nada.

En el camino de un templo a otro nos hemos encontrado con tres guapas pastoras que llevaban cabras y vacas. Fotos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s