26. Hsipaw. Día 1. Segunda parte.

by

Preparación de comida en la pagoda MahamyatmunyLa pagoda Mahamyatmuny se llama así porque tiene un gran Buda inspirado en  el de Mahamuni de Mandalay. Vemos a un grupo de gente que está preparando comida en una sala de la pagoda.

Me encuentro con un monje y le pregunto. Es que mañana es luna llena. Este fenómeno siempre tiene un gran valor en el mundo budista pero desconozco porqué. Por ejemplo en Sikim no se podía beber cerveza en los restaurantes en tal día y quizás aquí tampoco. El monje me explica que la comida la están preparando porque hoy viene mucha gente a hacerse pruebas de la vista y mañana los operarán. Pues me pareció una gran medida y que desde aquí brindo a los responsables de Sanidad de la Sra. Aguirre y del resto de nacionalidades de nuestro estado. Tengo a un vecino  al que citaron para operarse de una hernia –imagino que inguinal, porque las otras te las explican detalladamente y él no me dijo demasiado- y después de todas las pruebas llega el día y se lo retrasaron tres meses. Y llevaba esperando una eternidad. Y si eso pasa en la sanidad pública madrileña que, según dicen sus responsables, es la mejor de España, no quiero ni imaginar que pasará en el resto del estado. Así     que mucho mejor el método religioso-astronómico o astrológico, que dada la ferviente fe católica de muchos dirigentes nacionalistas (y también de muchos médicos, no nos engañemos) se podría adaptar perfectamente: el día de San Roque se opera de las fístulas, el de Santa Agueda cirugía estética de los pechos, por Santa Lucía de cataratas, el de San Cristóbal de hernias discales, que el pobre llevaba el mundo a cuestas. Podrás argumentar que así solo es una vez al año. Sí, tienes razón, pero está asegurado. El único inconveniente es el 29 de febrero, San Dositeo, que dada su biografía se podía dedicar a los enajenados y a los temerosos.

Pagoda Mahamyatmuny.

Seguimos visitando aquello y antes de marcharme vuelvo a preguntarle al monje: “¿pero operan de los ojos todos los días que es luna llena?”. “No, cuando pueden los especialistas”. Que traducido quiere decir “cuando te toque. Y pide a Buda que sea pronto”. O sea el método Aguirre, cambiando “Buda” por “el Cristo de Medinaceli”.

Salimos de la pagoda, yo con mi desilusión por ese cambio de “astrológico-lunar” por “los recursos disponibles” y nos internamos por un caminejo que nos han dicho que lleva a unas aldeas shan.

En definitiva nos encontramos con la Birmania rural, con campos de arroz, o de caña de azúcar, o de maíz, con caminos de tierra por donde pasan gentes andando o en bicicleta, y de vez en cuando alguna motocicleta, con casas de madera y bambú a los lados del camino y donde te sientes como un Borbón saludando a todos. Porque en este país, pero sobre todo en los entornos rurales a la gente le encanta saludar. Te dicen “hola” con la mano, pero sobre todo si tienen algún niño pequeño le incitan a que te diga “hello” o “bye-bye”. El mozo del hotel nos explicó que muchos niños a los turistas extranjeros nos llaman así “bye-bye”, Según él dicen en birmano que “the bye-bye are coming”.

Pero el problema es que frente a ese interés de sus padres a algunos niños pequeños les aterrorizamos. Se enganchan a sus padres o madres y a veces se echan a llorar. Y eso, que sobre todo Marisa, tenemos cara de buenas personas.

A veces te cruzas con algún adulto, en estos caminos, y te mira sorprendido como diciendo que “qué hará esta pareja andando por aquí”. Y entonces le dices “míngalaba” y se le abre la sonrisa y te contesta feliz que “mingalabá”. Alguna niña que sabe un par de  frases en inglés se atreve a preguntarnos de donde somos pero afortunadamente no han seguido lo del fútbol por la tele y no nos dicen lo de que somos campeones.

Paseo por las aldeas shan

Llegamos en el paseo hasta el río Dokhtawady y nos sentamos un rato en su orilla. Al otro lado no hay cultivos pero un bosque muy denso cubre todo lo que alcanza la vista. Bajan gentes de algunas casas cercanas a lavarse al río. No he visto un pueblo que se lave más que el birmano.  O por lo menos los que viven a las orillas de los ríos. Siempre hay gente lavándose y lavando la ropa. Bajan con su faldilla, el longyi, puesto y uno seco en la mano. Se meten dentro del agua o se ponen sobre algún sitio desde donde puedan cogerla y echarse cubos por encima. Luego se ponen el longyi seco y se quitan el mojado que lavan a continuación. Si viviese aquí, yo también llevaría longyi.

Paseo por las aldeas shan.

Regresamos al centro de la ciudad y comemos en uno de los restaurantes que menciona la guía. Un letrero dice “Burmese cuisine” en inglés, no sé si se llama así o es que advierten a los extranjeros que solo se comen cosas del país y no lo que se nos ocurre pedir a los que llegamos a Hsipaw como “fillet de boeuf Strogonoff”. Debajo de ese letrero hay una lista de unos 20 platos pero una de las dos camareras del establecimiento te advierte rápidamente que solo tienen curry de pescado, de pollo o de cerdo. O sea un platito de pescado, pollo o cerdo con una salsa deliciosa, un gran cuenco de sopa vegetal de sabor muy fuerte, un platillo de alubias blancas, un plato de “crudités”, o sea unos trozos de zanahoria, col, pepino y algo blando que quizás sea bambú cocido o fermentado y un plato de unos vegetales verdes desconocidos y finalmente un cuenco enorme de arroz blanco hervido para que te vayas sirviendo. Muy bueno todo.

Burmese cuisine.

Una particularidad del letrero del menú es que te ofrecían “half fried egg” que para mí era un misterio. Si la mitad se refería al huevo no sé como se puede hacer “medio huevo frito”.  Si la palabra “mitad” se refería al frito tampoco como se puede hacer un “huevo medio frito”. No me atrevía a preguntarlo pero me quedé con las ganas.

Reposo en el hotel y nos vamos a ver la puesta de sol sobre Hsipaw desde el “Sunset Point Hill” que aquí se sitúa en la pagoda de los Nueve Budas.

Está en las afueras de la ciudad y para llegar hasta allí debes atravesar el único puente que hay sobre el río Dokhtawady. Cuando nos aproximamos vemos una larga cola de motos y camiones esperando para cruzarlo.

Es un puente de aspecto inquietante sobre el río que tiene la particularidad de que el piso es de madera. Yo ya he pasado algunos otros puentes con el suelo de madera pero eran más pequeños y sobre todo las maderas tenían un mejor ensamblaje, teniendo en cuenta que por este pasan camiones de gran tonelaje. Se habían levantado varias tablas y las estaban arreglando. Cuando nos dejaron pasar a nosotros, antes de restablecer la circulación, estaban volviendo a clavar las tablas viejas. Además a veces los reforzaban con trozos de hierro que dejaban medio sueltos. Yo que llevaba muchos días andando con chanclas pensaba que me las iba a dejar allí.

El camino a la pagoda de los Nueve Budas sale de la carretera y es como una pista forestal que asciende hasta una colina donde se encuentra la pagoda. Allí un grupo de media docena de niños, que debían haber subido de excursión desde la ciudad, nos “asaltan” con el “hello” y alguna otra palabra más de inglés. Lo curioso de estas situaciones es que generalmente el más lanzado del grupo no es el que más inglés sabe y siempre hay una niña tímida que al final se lanza con alguna frase bien construida.

La vista sobre la ciudad, el río, los bosques que rodean la colina y las montañas sobre las que se pondrá el sol es espectacular. Y a pesar de que ha estado nublado e incluso ha caído un chaparrón tenemos la fortuna de que hoy hay una bonita puesta de sol.

Vista sobre Hsipaw desde el “Sunset Point Hill”.

El espectáculo es precioso pero en los trópicos la noche cae muy rápida y bajamos antes de que se acabe. El único monje que estaba en la cima también baja al mismo tiempo.

Al regresar tenemos que atravesar de nuevo el puente pero esta vez ya está restablecida la circulación. Solo pasa un camión cada vez y el sistema es ponerse detrás de uno y atravesar el puente a su paso que es muy lento.  O bien aprovechar el paso de los grupos de motos. Cuidando siempre tus pies con los clavos del suelo.

Llegamos ya de noche al centro de la ciudad y vamos a otro de los restaurantes de la lista. Podemos elegir entre curry de pescado, de pollo o de cerdo. En éste también tenían de cabra. O eso he entendido. La estructura de la comida es como en el restaurante del mediodía con variaciones en los complementos. Si te acabas cualquiera de éstos te los vuelven a llenar.

Regresamos al hotel por la calle principal que está solo iluminada en los tramos en los que hay tiendas pues no hay luz eléctrica en toda la ciudad.

Un día realmente interesante.

San Dositeo.

Su hagiografía dice que siendo soldado en su juventud, le impresionó un cuadro que representaba los tormentos del Infierno. Fue tal el acojone que se “convirtió a los grandes ideales de perfección religiosa” y se hizo monje.

También que  fue “un contemplativo que renuncia a la propia voluntad para ponerse en manos de Dios y que tiene un desprendimiento ejemplar respecto a las cosas de este mundo, sin sentir apego por nada, porque cualquier afición a personas u objetos era para él una atadura que le impedía estar completamente disponible en su espera del Cielo”.

Por eso lo recomendaba para el día de tratamiento de los enajenados y de los que padecen el síndrome del miedo.

Este santo si hubiese ido a los escolapios no hubiese llegado a soldado. Se habría metido a monje en su adolescencia. Era tal la cantidad de información para acojonarnos con el infierno y el pecado que puedo asegurar que en mi curso no había ningún San Dositeo.

Anuncios

Una respuesta to “26. Hsipaw. Día 1. Segunda parte.”

  1. Luigi Says:

    Que razón tienes con Ntra. Sra. de los Aguirres, pero ahí la tienes!! (después de la histórica vergüenza Tamayo-Saónica)
    Y hoy por hoy haciendo las Indias con un par de “güemes”!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s