19.Lago Inle. Día 4. Segunda parte.

by

Fumador de cherootDespués de la estancia en la cueva seguimos nuestro camino y paramos en un cobijo que construyen los de estos pueblos para descansar en las subidas. Hay unas cuantas mujeres y un hombre y vienen también de Nyaungshwe. Sesión fotográfica.

El paisaje es precioso y pasamos al lado de campos cultivados y de aldeas pa-o. Reconozco algunas plantas como el maíz o la caña de azúcar pero otras me las tiene que explicar el guía. Así hay plantaciones de cúrcuma pero sobre todo de las hojas que envuelven los cigarros birmanos, los “cheroots”.

Al final llegamos a un pueblecito donde comeremos. Entramos en una casa donde conocen a nuestro guía.  La parte inferior la tienen ocupada con un extraño artilugio para secar las hojas de los cheroots. En la parte superior es donde vive la familia. El truco es que nuestro guía lleva los vegetales cortados, los cubiertos –cuchara y tenedor- envueltos en unos papeles, unos paquetes de fideos y unos mangos.  Y esa familia le dejan cocinar. No sé si a cambio de algo. Tampoco es un negocio pues si hace seis meses que no hacía la excursión tampoco deben estar esperándole.

En un rincón de la habitación está la cocina de fuego bajo y en otra parte hay una pareja joven que está seleccionando las hojas secas de cheroot. Separan las más pequeñas y estropeadas de las buenas y grandes. Estas las ponen en una cesta cilíndrica sin tapa, ni arriba ni abajo, que luego vacían formando un cilindro perfecto de hojas de unos 60 centímetros de alto y unos 50 de diámetro. Es un trabajo laborioso e interesante de ver.

Preparación de hojas de cheroot

Después de comer seguimos la ruta. A veces pasamos por terrenos con mucho bambú. Le pregunto al guía si es algo comunal o libre. Parece que antes era así pero que ahora es del primero que llega y lo cerca o dice que es suyo. Me dice con una sonrisa que “the first, the winner”.Al final llegamos al pueblecito de Larkow (Lwe Khaw). Vamos un monasterio. En la puerta de una especie de comedor, salón y templo hay un monje sentado leyendo.

Monasterio de Larkow

Como esta mañana, este monje tampoco muestra interés por nosotros. Parece que es el único allí. Hay un grupo chicos de unos diez años que se están lavando ellos y lavando la ropa. Pienso que si en España le dicen a un chico así que tenía que lavarse la ropa creería que te habías vuelto loco.

Niños lavando ropa en el monasterio de Larkow

Parece que son unos chicos que viven allí como en una pensión y que van al colegio del pueblo. En una esplanada delante del monasterio un grupo de unas veinte mujeres están cortando la hierba y limpiando el terreno. Como lo hacen con tijeras o cuchillos están todas agachadas. El guía me dice que lo hacen gratis. Pienso que igual que en España las señoras que limpian las iglesias. Y allí como aquí tampoco hay hombres. ¿Por qué en las iglesias de todo el mundo mandan los hombres y trabajan, gratis, las mujeres?  Además los hombres mandan cobrando y las mujeres siempre trabajan gratis. Incluso trabajos que no son de mando, y pienso en mi pueblo el de sacristán, que ejercen los hombres sí que son remunerados.

Mujeres al cuidado del patio del monasterio

Me entero allí que las vacaciones escolares son marzo, abril y mayo, lo que en este país es verano. Pero hoy es sábado y tampoco tienen clases los niños.

Cuando salimos del monasterio volvemos a pasar por el pueblecito y entramos en una casa donde están secando las hojas del cheroot. Es como un horno de unos 4 ó 5 metros de largo y metro y medio de ancho y bastante bajo. Colocan las hojas sobre una especie de círculo metálico fijo que está sobre el horno y las cubren con una tela que tiene encima grava como peso. Uno de los que está allí lleva una camiseta del club de fútbol Barcelona. Es curioso porque tiene los mismos colores y escudo pero por el otro lado pone el nombre de un club birmano. ¡Para qué gastarte dinero con la publicidad si te la hace otro! Estas cosas del fútbol siempre me dejan desconcertado.

Desde ese punto no paramos de bajar hasta llegar a Maing Thauk, que está en el lago y donde nos espera una barca a motor para regresar al hotel. Han sido nueve horas entre la marcha y las paradas: un día muy interesante aunque con un poco menos de calor habría sido más fácil.

El regreso en barca por el lago vuelve a ser una maravilla.

Al llegar al hotel nos encontramos con Walter, el belga que nos lo recomendó. Ya nos habían dicho los dueños que llegaban hoy. Se alegra muchísimo de vernos. Resulta que el resto de su familia, o sea su mujer, su hija y el “boyfriend” de ésta, están en las habitaciones con problemas intestinales. Sale un momento su hija y le pregunto si tiene problemas con su tripa. Esta palabra debe tener alguna connotación en flamenco porque les hace tanta gracia que no pararán de utilizarla.

Afortunadamente a la hora de la cena se reincorporan todos y pasamos una velada estupenda.  Nos contamos nuestras desventuras y así como nosotros no pudimos ir a Mrauk U, ellos no pudieron llegar a ver la “montaña dorada”. Después de lo que les contamos desisten de ir a Sittwe.

Esta noche es de las que hay corte de suministro eléctrico en nuestro sector de seis de la tarde a seis de de la mañana. En el hotel arrancan un generador de seis a ocho de la tarde. ¿Por qué lo apagan a las ocho?  Pues porque a las siete de la tarde toda la familia y empleados se reúnen en la habitación familiar de la tele para ver un culebrón coreano con subtítulos en birmano. Lo mejor es que es de la historia de Corea que imagino que aquí no interesa nada. Pues ni se te ocurra tener ninguna necesidad en esa hora porque no te hacen ni caso. En el resto del día levantas una ceja y tienes a alguien preocupado preguntándote que te ocurre. De siete a ocho de la tarde aunque se te caiga la ceja al suelo ni caso.

Anuncios

Una respuesta to “19.Lago Inle. Día 4. Segunda parte.”

  1. Luigi Says:

    En cuanto a las inexplicables diferencias masculinas/femeninas, no hay que irse tan lejos. En un informe oficial de la pasada semana se indicaba que en España el 70% de las mujeres que desempeñan la misma (exacta) labor del hombre siguen sufriendo discriminación salarial (y ya casi estamos en el 2009) ¿Por qué?

    Y hoy es el día contra el terrorismo machista!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s