23. Gangtok, tercer día.

by

El monasterio de Rumtek a 24 km. de GangtokDe nuevo desayuno con vistas maravillosas y también de nuevo puedo escribir parte del borrador viendo la puesta de sol sobre el Kanchenjunga iluminado. Todas las mañanas tempranito se ve pero la mayor parte de las tardes hay nubes sobre esa zona, pero hoy no. Una maravilla. El resto de los picos que se ven desde aquí podrían ser el Kabru (7338 m.), el Siniolchu (5780), el Nepal Peak (6910), el Kabur (4810), el Narsing (5825) y el Pandim (6691). Y digo podrían ser porque solo me han asegurado el más alto.
Hoy se habrán ido las españolas y se acabó de hablar en castellano. Las echaré en falta. Voy a una parada de autobús y taxis para ir a Rumtek. Me toca esperar un buen rato y luego en compañía de 10 sikimeses más me voy para allí. Aunque solo está a unos 30 kilómetros nos cuesta más de una hora. El pasajero de al lado me dice que es de Bihar pero que trabaja aquí de pintor de paredes y que el primer ministro de su estado es un ladrón y que por eso hay muchos pobres. ¡Toma ya! En dos minutos me ha puesto al día en la política regional. Bueno eso he entendido, pero a lo mejor me ha dicho otra cosa. En uno de los pueblos que atravesamos se forma un embotellamiento porque llevan a un muerto en unas hangarillas y aunque van ligeros y no llevan apenas cortejo hace que todos los coches vayamos a su paso. Afortunadamente un guardia los para a un lado y pasamos. Cuando regreso veo que lo están quemando debajo de un puente al lado del río.
Rumtek.
Está situado en la otra parte del valle donde está Gangtok y es importante porque su monasterio es la sede del Gyalwa Karmapa, el abad o el obispo, es un decir, de la orden del budismo tibetano de los Kagyupa. A ti que estás sentado en un sillón de tu residencia-chalet-adosado-dos plantas-y-ático eso no te dirá mucho pero hubo una disputa religiosa cuando se murió el anterior Gyalwa Karmapa en 1981 sobre quien debía ser su sucesor que casi llegó a más. Una facción la lideraba Samer Rinpoche y la otra Situ Rinpoche. Algo parecido a lo que ocurrió cuando vinieron aquí los tibetanos en el siglo XV. Afortunadamente esta vez la sabiduría del Dalai Lama hizo que la cosa no llegase a más y eligió a Situ en 1993. Ahora bien, sigue tan poco claro que aquello está tomado por la policía. ¿Y por qué digo que son policías y no soldados como dice la guía? Pues porque se los he preguntado. “¿Tú que eres policía o militar?”. “Yo, policía nacional”. Me lo ha remarcado porque les debe dar vergüenza que los confundan con los del plumero. Y una vez más te encuentras con la maquinaria administrativa india: todos los extranjeros cuando entran en el recinto del monasterio deben registrarse en uno de esos libracos que dentro de 2000 años si no se los han comido los insectos serán como el Archivo de Indias. Y no he querido hacer un chiste. Algunos visitantes indios y algún grupo pequeño de ancianos occidentales. Estos son muy graciosos porque los ves tan mayores, tan blanquitos, tan vestidos de excursión al Himalaya… El monasterio es reciente pero es una preciosidad. Fue construido siguiendo el patrón del original del Tibet donde estaba antes la sede de esta orden que he leído que tiene más de 300 sucursales en todo el mundo. O sea que no es el banco de Santander pero no está mal para ser budismo tibetano. Y ahora he caído porqué lo he comparado con mi banco favorito, por que te cobran una entrada. Mala comparación que ahora el banco ha suprimido las comisiones. Sigue habiendo policías con subfusiles por todos los lados. En el interior están prohibidas las fotos pero en el exterior no. En el vestíbulo están pintados los grandes reyes de los cuatro puntos cardinales. ¡Mira que es difícil esta religión! El día que los budistas tibetanos españoles pidan clase de religión en las escuelas, no va a aprobar ni uno. Y encima estaremos pagando con dinero público, o sea el tuyo y le mío, el aumento del fracaso escolar porque si tienen una media de cinco no creo que ninguno saque más de en 1 en religión y la media se irá al fondo. Porque creo que eso es lo que pide la CEE que sea evaluable la asignatura. Imagino que se referirán a todas las religiones y no sólo a la “verdadera”. En otro lugar del recinto, con más policía nacional, está la urna con las reliquias del decimosexto karmapa. Allí insisten con letreros que nada de fotos y en un lugar muy destacado hay una película fuera del carrete que la primera vez que lo vi pensé que era un exvoto pero luego caí que era una amenaza. Ahora con las digitales tendrán que poner algo más contundente porque los jóvenes no entenderán lo del film. Un grupo de monjes estén preparándose para una foto en un jardín, que les va a hacer otro monje. Le pido a éste permiso para hacer yo también fotografías del grupo y me dice que no solo puedo hacerlas sino que además mi cámara es mejor (no es verdad pero debe ser complejo frente a los occidentales) y que le deje una copia porque son para una revista del monasterio y las publicarán. El grupo que posa son los monjes adelantados dentro del estudio del budismo pues en este recinto esta también el “Karma Shri Nalanda Institute” de estudios avanzados de filosofía budista. Como tengo un amigo que ha venido a la India hace poco y ha regresado con la idea de profundizar en estos temas, le advierto que en este centro no es que no haya occidentales estudiando, que a lo mejor están en parvulitos, pero es que los “seniors” que fotografié eran todos de Sikim, Bután, Tibet y Nepal y además todos los libros están en tibetano. Total que hice las fotos del grupo que quise aunque creo que se nota que leían los libros como si estudiasen de verdad pero que era pose. Luego cogí a los más fotogénicos y les hice otra sesión. Si llega a venir mi mujer aún estamos allí fotografiando. Le pregunto al monje fotógrafo y me dice que a las dos de la tarde tienen la ceremonia del rezo y que no habrá otra hasta la próxima temporada. Al enterarse de que he venido en taxi colectivo me dice que el último para regresar a Gangtok sale a esa hora y que me puedo quedar a dormir por allí. Hay veces en que tienes que decidir que algo no lo puedes ver y ésta es una de ellas. En la iglesia me encuentro con mis amigos belgas. Bajo al pueblo a esperar el taxi y al rato aparecen los belgas que tenían taxi propio. Me invitan y regreso con ellos. Hablamos del francés, del flamenco y del castellano y pasando por unos campos de arroz les explico lo difícil que puede ser para algunos pronunciar “arroz”. El taxista que es tibetano se muere de risa y dice “arroz” perfectamente. A lo mejor en tibetano significa algo como una palabrota infantil. En Rumtek, en el pueblo, y también en Gangtok he visto una especie de billares de pobres: una especie de mesa cuadrada de más de un metro de lado con un agujero en cada vértice. Ponen unas fichas circulares en medio y el jugador tira con otra ficha intentando meter las suyas dentro de los agujeros. Regreso a Gangtok, descanso, cena e Internet. En el hotel pregunto por lo del ¨”arroz” a un tibetano y me dice que no significa nada y que el taxista era un simple o pensaba que riendo iba a conseguir propina. Me saluda un jovial indio de Bombay. Me pregunta por la India en España. Esa y la de los toros son las preguntas que más temo. En ésta porque no sé que decirles. Vaya, siempre les digo las mismas tonterías pero he pensado en atacarles con lo mismo: ¿Y en la India que piensan de España? Porque en ambos casos la respuesta es corta y clara: no se piensa. Hablamos de Delhi y me explica que a él también le engañan allí y que cuando llegue a España que os diga que vayáis a Bombay y al sur. Pues dicho está.

Anuncios

5 comentarios to “23. Gangtok, tercer día.”

  1. Carmen Says:

    Dormir en un monasterio de budistas ¡Vaya oportunidad!
    ¡Qué pena que no pudieras tenerla!

  2. Angel desde la India Says:

    Carmen, no creas que siempre la espiritualidad va unida a la hospitalidad y menos a la comodidad. Tenemos una experiencia no muy buena y dos buenas de este tipo de alojamiento.

  3. jose luis Says:

    Ese juego parecido al billar, también lo ví y fué en la zona de Almora, no se si será típico del Himalaya o de la India en general. Lo que se, es que es muy divertido y los venden en algunos mercadillos. Usaban talco y lija para mantener bien las fichas y el tablero. Aunque jugué varias partidas, nunca supe como se puntuaba, y claro nuestro estilo era más de billar.

  4. Angel desde la India Says:

    Jowseluis, así que perdiste, ¿eh?

  5. jose luis Says:

    y por paliza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s