19. Darjeeling, tercer día.

by

El Kanchenjunga desde la colina del tigre (Tiger Hill)  Uno de los atractivos turísticos de Darjeeling es ir a ver amanecer desde la colina del tigre. El único inconveniente es que hay que ir en taxi a las 3 y media de la madrugada. Y no te digo nada si cuando llegas allí está nublado. Me preguntaba como seria eso de levantarse a las 3 de la mañana, pues lo he sabido y sin necesidad de contratar nada. En el mejor de los sueños suena el teléfono que esta en la otra punta de la habitación. Un susto de muerte. ¿Sabéis eso que dicen que cuando uno se muere pasa por delante de su mente toda su vida? Pues una sensación parecida porque desde que suena el teléfono y llego hasta él completamente atontado pienso que ha pasado algo grave en mi familia y que cómo se han enterado del hotel donde estoy si no lo sabe nadie y algunas insensateces más. Cojo el teléfono y no paran de hablarme no sé si en bengalí, en nepalí o en alguna de las miles de lenguas que desconozco. Y yo venga a balbucear que no entiendo nada. Y al final me dicen que el taxi me esta esperando. ¡Que no he pedido ninguno! Así cuatro o cinco veces más. Cuelgan, miro la hora: efectivamente la hora del taxi para Tiger Hill. Me meto en la cama y me vuelven a llamar: que me espera el taxi. Afortunadamente por la mañana ya no me acordaba de nada y así el recepcionista se ha evitado una bronca.
El día, excepto el incidente nocturno, no podía empezar mejor: he desayunado en una terracita desde donde se veían las montañas nevadas del Himalaya. Un espectáculo precioso. Luego ha venido la parte dura del día: conseguir el permiso para ir a Sikim. Ya sabéis: mi primer intento en la embajada india en Madrid donde te dicen que sí lo puedes pedir pero que tarda 6 meses y como el visado que te dan dura ese tiempo, desde el día que lo pides, cuando te llegase ya habría caducado. Un problema sin solución. El segundo intento en la casa de Sikim en Calcuta fallo por dos veces por incomparecencia del encargado. El tercero en la estación de tren de NJP porque no habrían el quiosco cuando debían. Y al final en Darjeeling la catástrofe de varias fiestas seguidas. Hoy parece que trabajan todos y entonces tienes que enfrentarte a la temible maquinaria administrativa india. Cuando hablan de modernización en un país como éste nunca piensan en la administración publica y hasta que necesitas un papel no te imaginas que la India, que es el líder mundial del sofware, del outsourcing, de los centros de atención al cliente en el mundo anglosajón y de un montón de adelantos tecnológicos mas, siga necesitando tanta gente escribiendo a mano en grandes libros repletos de información que no sirven para nada. Desde mis primeros viajes he notado un cambio enorme en la mecánica de los bancos para el cambio de la moneda, por ejemplo, pero nada en la administración publica.
Petición de permiso para visitar Sikim.
En primer lugar debes ir al “Office of the District Magistrate” (ODM) que está al final de una cuesta abajo larguísima. A pesar de que la guía dice que abren a las 11 y de que hay grandes letreros allí que lo dicen también, a las 10 ya estaba abierta. Rellenas un formulario donde declaras que no intentaras pasar a Nepal ni a Bután, como si eso fuese muy fácil. Pides el permiso para 15 días. Lo máximo. Desde allí subes la cuesta, que te ha costado bajar 10 minutos pero que subirla te cuesta el triple, para ir a la “Foreigner’s Registration Office” que esa sí esta en el centro de la ciudad. Allí te vuelven a tomar todos tus datos a mano en un gran libro de registro, te ponen un sello en el papel que traías de la ODM y debes volver a la ODM para que te sellen el pasaporte y te den el permiso para entrar en Sikim. Los procesos administrativos no son muy largos porque, al menos cuando fui yo, hay muy pocos solicitantes, pero los paseos si que lo son. Y ya tienes el permiso para ir a Sikim. ¿A todo Sikim? Pues no. Me han dicho que para muchos sitios necesitas ir primero a Gangtok, la capital, para solicitar un permiso especial. Advertencia final: a pesar de que en mi guía y en la casa de Sikim de Calcuta me dijeron que hacían falta fotos y fotocopias de visado y pasaporte a mi no me han pedido nada. Depende de donde lo consigas.
En estas subidas de una oficina a otra he descubierto el peor oficio de Darjeeling: porteador. Como es una ciudad con unas cuestas enormes, con muchas escaleras y con calles muy estrechas sin circulación, hay porteadores, pequeños, que llevan grandes bultos en la espalda colgando de la frente como en las expediciones de montaña. Y peor todavía: los repartidores de butano. Los camiones con botellas se sitúan al lado del ODM y desde allí los repartidores se cuelgan dos bombonas de la frente y las suben por unas cuestas que tu ya tienes bastantes problemas con subirlas con las manos en los bolsillos. Como vamos hacia un fin de semana y no sé la situación que me encontraré en Sikim he decidido cambiar moneda y he encontrado el que creo es el mejor sitio de Darjeeling y que comparto con vosotros por si venís en breve: Aryakeek en Ladenla. Tras el primer intento de regateo y sabiendo el cambio en el Banco de la India, donde te clavan con la comisión, he entrado en esa tienda que además de vender ropa también es casa de cambios. Hemos llegado al siguiente acuerdo: ha enviado a un mozo suyo a los dos bancos donde cambian para preguntar el de hoy y ha dicho que me daría el 10% más que el mejor. Lo dicho, os lo recomiendo. Además si es tempranito asistiréis a todos sus ritos para bendecir el negocio. Finalmente una comida en la terraza del restaurante habitual. Me han puesto las servilletas de papel en un vaso formando un cono invertido. Varias parejas de dípteros (no eran ni moscas comunes ni mosquitos) han acabado en el fondo del vaso aunque al acabar la comida no había ninguna allí. Me las imagino volviendo a su casa después de su luna de miel y diciendo que habían la habían pasado en una gran flor de color verde y rosa pero que no olía a nada. Cuando salían se les veía muy contentos. A los dos.
Breve descanso y de nuevo a Goom a visitar el monasterio Yiga Choling. Es uno de los más famosos de la zona y aunque fué construído en 1875 por un lama de la orden Gelukpa ahora está habitado por los de la Nyingmapa. Lo más curioso es que tiene una imagen de Buda sentado con las piernas a la manera occidental y con los ojos azules. Como cobran por hacer fotos dentro de la iglesia aparece raudo y veloz el monje recaudador que desaparece a la misma velocidad cuando salgo. Contesta desganado a algunas preguntas. Debe ser como si cuando vas a pagar el IBI empezases a preguntar las características sociales de la población y cosas semejantes. Y es que cuando hay pasta por en medio desaparecen los más puros sentimientos.
Goom es el pueblo anterior a Darjeeling cuando llegas con el tren. Aprovecho para preguntar en la estación por la locomotora de vapor. Por si hay algún fanático de ese medio de transporte: forman un tren cada día que va desde Darjeeling hasta Kurseong. Regreso a Darjeeling y entro en mi pastelería favorita a tomar un té mientras contemplo como los últimos rayos dorados solares acarician las montañas cercanas coronadas de nieve del Himalaya. Creo que esto último me ha salido un poco almibarado. Bueno, casi pegajoso y eso que al sol no lo he llamado “astro rey” como pensaba. Estando allí se sientan en la mesa de al lado cuatro españolas. Hablo con ellas y me solucionan las dudas sobre la gran cantidad de mujeres españolas en Calcuta. Vienen a lo de la madre Teresa de Calcuta. Algunas están una semana o dos, se dan una vuelta por la India – ellas van camino de Sikim- y regresan a España. Algunas siguen con la obra desde allí. Me dicen que no es una ONG e incluso que no es confesional. Me recuerdan a los de derechas que todo lo más que se reconocen es de centro. Me explicaron algunas cosas pero como eran de buen corazón no quise polemizar con ellas. Les ayudo a comprar té y me voy a escribir mi crónica en Internet. Sufro el mayor contratiempo de todo el viaje: después de dos horas de teclear logro borrar todo lo escrito. Nunca sabes lo suficiente de Windows. Mañana será otro día.

Anuncios

4 comentarios to “19. Darjeeling, tercer día.”

  1. jose luis Says:

    También me he topado con estas amigas de la madre Teresa de Calcuta, y también me dijeron que no eran de ONG, ni nada por el estilo. Creo que es una especie de voluntariado “guay” que les ha dado por hacer a las pijas. Y lo que más me sorprende es el pedazo de viaje que se hacen para solo una semana o dos de trabajo, y lo valientes que son de cogerse el macuto y marcharse solas a la India sin tener mucha experiencia en viajes. Algunas repiten al año siguiente por Sudamérica y luego a África. Increible, hace solo dos años paseaban por Princesa después de merendar en un VIPS, y comentaban que estaban hartas de tanto inmigrante por las calles de Madrid.

  2. Angel de la India Says:

    Joseluis, creo que eres excesivamente duro con ellas. Una cosa es no estar de acuerdo con ese tipo de voluntariado o con ninguno, como algunas organizaciones italinas laborales porque creian o creen que estan en contra del trabajador. Pero en un colectivo tan grande puedes encontrar gente de todos los tipos desde las pijas que encontraste tu hasta las que van convencidas de hacer una labor social, sea eficaz o no, que eso es otra historia.

  3. jose luis Says:

    Claro que sí, y eso espero, que el voluntariado sea eso un voluntariado y no un viaje. Pero dá la casualidad que ha sido más de una vez que he encontrado lo que comentaba. Puede ser que haya sido un poco crítico pero no estoy contra ello.

  4. José Luis D. Says:

    Lo de la Madre Teresa para los que van como voluntarios guay o no guay, no es confesional, ellas son católicas pero a los que van voluntarios ni siquiera les preguntan de qué religión son, ni si tienen alguna.Vas echas una mano si quieres o puedes y estás el tiempo que te parezca.Es interesante, para nosotros que venimos de sociedades que no falta de nada, pero efectivamente que estés de voluntario no es garantía de ser mejor ni peor que nadie, y además no es necesario irse a ninguna parte para ser algo solidario;también están las motivaciones de porqué se va hasta allí a colaborar en algo que “merece la pena” etc…, estoy deacuerdo un largo debate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s