12. Angkor VII.

by

Puesta de sol en el puente de entrada a Angkor WatHoy se acaba el pase y decidimos repetir los templos más cercanos que más nos han gustado. El conductor me dice que solo el 5% de los turistas saca un pase de 7 días pero que solo utilizan cinco. Para compensarme habla de una pareja de alemanes que estuvo dos semanas pero a lo mejor es una leyenda urbana entre los conductores de tuk-tuk porque no le paso a él sino al amigo de un amigo, y es el turista que todos querrían coger. Así que volvemos a Bayon, Preah Khan, Ta Som, Ta Preh y Banteay Kdei. En Bayon hay muchísima gente. Pero mucha. Es que es domingo y hay muchos grupos, sobre todo de coreanos, japoneses y chinos. Pues claro, ¡los chinos! Cuando os decía que vinieseis enseguida antes de que no se pueda entrar no pensaba en los chinos, pero si deciden venir a ver esto, y parece que ya han comenzado, esto puede ser increíble. Y encima hoy sin una nube ha sido muy caluroso. Pero ha merecido la pena. En Bayon una pareja de españoles con guía camboyano, les decía que “en Camboya las chicas, ahora, no quieren vivir como monjas”. Anda, ¡ni en España! Que en Méndez Alvaro, estación de metro madrileña con conexión con una gran estación de autobuses, ves a venerables monjas españolas de mas de 100 años acompañadas de monjitas jóvenes pero de importación. Parece que a los xenófobos no les molesta que se importen monjas. Nunca he visto ninguna pancarta, pintada ni eslogan sobre eso. ¿Cuándo saldrá Acebes en la tele quejándose de que Zapatero permite que entren monjas en España del tercer mundo? Que es un coladero. Seguramente piensan que si no hay vocaciones habrá que importarlas. ¿Y si no hay vocaciones de albañiles, barrenderos, cuidadores de ancianos…? Volviendo a los españoles y su guía. Va y les dice después: “Yo nunca he sido monja”. O sea que era un problema gramatical, lo que se llama un problema de género. Y he estado a punto de explicarle que él quería decir “monje” y me he puesto un poco nervioso viendo que los españoles guiados no le corregían. Pero me he contenido. Regresamos al hotel y nos despedimos del conductor.
El conductor.
Es un joven realmente encantador. Y se preocupa mucho de nosotros. ¿Cómo se llama? “Llámame soya, como la salsa”. Se queda sorprendido de que nos recoge a las siete y media de la mañana, nos suelta a las cinco de la tarde y no le pedimos ni pipí ni comida. Incluso me ha preguntado claramente lo de la comida: “¿Cuantas comidas hacen al día en tu país?”. Porque aquí con las visitas sólo hacemos desayuno y cena. El ha añadido que “agua, mucha agua”. Porque esta no es la mejor época para visitar Angkor. La tarde que volvíamos por el camino de Ta Nei charlamos un rato y me confesó que el taxista no es su padre sino un “padre adoptivo” Que así se lo dijo: “Yo soy tu padre adoptivo”. Que sus padres viven en un pueblo. Ya me extrañaba a mí que el taxista con su magnifico Toyota tuviese a su hijo conduciendo una moto. Y además es que no se parecían en nada. Imagino que es una simbiosis. Vaya, prefiero pensarlo así y que el taxista no es un parásito que se aprovecha de la situación precaria del joven. Es que estos camboyanos son de muy fácil conformar, porque a ti te dice un taxista que es tu padre adoptivo y una leche ibas a llamarle “papá”. También nos ha dicho que esta casado y que tiene una niña de 10 meses.
Para mi gusto demasiado cariñoso. Y desde luego no le he llamado “soya”.
Curiosidad gastronómica.
En la puerta de un templo un vendedor ambulante de helados. Va en una bicicleta con un trozo de una barra de hielo detrás del manillar. Cuando un niño le compra uno, rasca con una cuchilla el hielo y llena un vasito de plástico. Luego le echa varios líquidos de colores y un chorro de leche condensada por encima. Me quedé con unas ganas de tomar uno…
Colofón.
Angkor ha sido muy, muy interesante. Ahora no es la mejor época pero parece que en agosto comienza la temporada alta y que todavía hay más gente. Así que recomiendo que vengáis y pronto. Ahora puedes andar por donde quieras excepto en Banteay Srei, pero creo que empezaran a marcar itinerarios y a acotar los sitios de acceso libre. En Internet encontrareis multitud de informaciones sobre la mejor forma de visitarlo. Yo os he contado la mía. Un amigo ha puesto un comentario precioso en este blog sobre el día que visito Angkor Wat. Yo leí esto de un viajero francés: “…figuras aereas que el bosque ahoga y devora”.
Pues es todo eso y más.

5 comentarios to “12. Angkor VII.”

  1. Lola Velasco Says:

    Hay otra forma de viajar más barata y cómoda : leyendo los comentarios de Angel. Me está gustando mucho leer tus impresiones; seré una alumna aventajada en la futura exposición de las diapositivas en tu casa (con la persiana arreglada por fa?). Cuídame a Marisa y seguid disfrutando de vuestro viaje. besos lola

  2. jose luis Says:

    Imagino que no probaste el helado por el agua con la que hicieron el hielo, verdad? Estáis bebiendo agua embotellada y seguís la norma al respecto como en India? Cuánto cuesta una botella de agua? sabe bien el agua de Camboya?

  3. LUIGI Says:

    Seguro que Acebes lo habrá pensado en más de una ocasión, por lo que si se siguiera en todos los ámbitos esa tésis, ¿terminaría el catolicismo, la construcción, hostelería… en España?

  4. Al de Camboya Says:

    Lola, ya no hay diapositivas que ahora son fotografías digitales que puedes en “flickr”.
    José Luis, el agua en Camboya iba de 1000 a 2500 rieles la botella de litro y medio. Por un euro casi 5000 rieles, o sea que barato para unas vacaciones pero caro para el nivel de vida del país.
    Luigi, pues ese tipo de gente cambia de pensamiento cuando cambia su situación personal. Como lo de la señora Reagan apoyando la investigación de células maadre.

  5. Alvaro Says:

    El “helado” se llama Ice Kacang, es muy popular por todo el sudeste asiático y la verdad está bastante bueno 😉

    http://en.wikipedia.org/wiki/Ice_kachang

    Hielo raspado, siropes, maiz dulce, judias pintas y todo regado con leche evaporada o condensada, o leche de coco.

    Me ha encantado tu blog. Mañana mismo salimos para Bangkok y en 1 semana o así estaremos en Siem Reap… voy a ver si hago parte de tu tour de templos 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.