1. El viaje

by

El viaje.

Mapa de CamboyaMi amigo de “elsoles” ha vuelto a acogerme en sus páginas para que pueda escribir y contaros este nuevo viaje. Los que me habéis leído en los anteriores ya sabéis que éste será el tercero en este blog. En noviembre de 2005 fue la India como “Al de la India”, luego en marzo de 2006 en Turquía como “Al de Turquía” y éste de julio de 2006 será Camboya como “Al de Camboya”. Intentaré no repetir ideas sobre el viaje pero me temo que dada la edad de mis neuronas alguna vez se me escapen cosas ya contadas.

Ya os dije en otra ocasión que para mí el viaje tiene una parte muy importante que es su preparación. Y más en esta ocasión en que el país es nuevo y no repito como en el caso de Turquía y la India, aunque sí lo haga al comienzo pues para ir a Camboya hay que pasar antes por alguno de sus países limítrofes y en este caso será Tailandia. Y allí repito pues ése fué en dos ocasiones el camino para visitar Laos.

Como siempre empiezo con búsqueda de información. La guía la compré el año pasado así que no será el último grito, además tengo la de los viajes a Laos en que incluía también Camboya pero que es más vieja todavía. Luego el billete a Tailandia y finalmente el hotel para un par de noches en Bangkok aunque quizás en esta ocasión vaya directamente del aeropuerto de llegada a coger algún medio de transporte que me lleve a la frontera de Camboya.

Mis lectores ya sabéis que tengo una lista de comprobación para no dejarme nada importante. Lista, que modifico cada viaje, normalmente eliminando cosas superfluas y añadiendo alguna que en el viaje anterior no llevaba y que me hubiese hecho falta. Creo que si encontrase a un doctor House de los viajes le llamaría el “síndrome del terror a sucumbir bajo el peso del equipaje”. Ya conocéis mi ley de Arquímedes: “cuanto más pequeño es el equipaje más fácil es el desplazamiento”. Finalmente el cálculo de pasta que debes llevarte. Con la ayuda de un mapa y una guía decides tu ruta. Y eso es todo. Fácil y simple. Animaos.

Después de mi viaje a Turquía una amiga se decidió a ir a Estambul visto lo fácil que era y que los otomanos no se la iban a comer. Bueno, creo que también ayudó que vio la peli “Pasión turca”. Espero que ahora no veáis “Los gritos del silencio”.

La misma incógnita: ¿cómo está Camboya de lugares con Internet? Así que no sé que pasará con la regularidad de mis envíos.

Recorrido.

El primer objetivo es visitar los templos de Angkor. Así pues el plan será llegar a Bangkok, de allí con autobús a la frontera camboyana y desde allí con autobús hasta Angkor. Después a Phnom Penh y dependiendo de los días empleados en Angkor decidiremos el recorrido por Camboya. Regreso a Tailandia y últimos días en Bangkok. Total los 31 días del mes de julio.

Una vez estuvimos en Chau Doc, el último pueblo en el sur vietnamita antes de Camboya. Siempre lo recordamos porque nos comimos las galeras (Squila mantis) más grandes de nuestra vida. Y pensamos que sería muy interesante hacer el recorrido desde Bangkok hasta Saigón pasando por Camboya. Pero creo que un mes no es suficiente así que otra vez será.

Una diferencia importante con respecto a los otros dos viajes de este blog es que esta vez no voy solo. ¿Porqué lo cuento? Pues porque cuando diga “nosotros” o “nos” no es que emplee el plural mayestático (para mis amigos técnicos: “Uso del pronombre personal de primera persona en número plural y de las formas verbales correspondientes, para referirse a sí mismos los papas, reyes o emperadores”) que nada está mas alejado de mí que el papado, la monarquía o el imperio. Y en los otros viajes del blog sí fui solo. Ahora con mi paciente y sufrida esposa. Que cuando nos casamos como era la época “progre” en lugar de decir lo de “en la salud y la enfermedad, en la tristeza y la alegría”, decían lo de “en los viajes a la India y a Vietnam, así como a Camboya y Laos”. Además de lo de “la mujer seguirá al marido, aunque sea de camping por el Sahara”. Así emplee el singular o el plural siempre seremos dos.

Final.

Cuando encuentro gente que va contra la ley, ¡vaya! contra esa ley del equipaje, recuerdo una imagen de un suceso de los años 80. Yo cogía todos los días el tren para ir a trabajar a Barcelona. Un día hubo una avería muy importante y nos hicieron desalojar el tren en medio del túnel que une la estación de Sants (entonces Sans) con la del paseo de Gracia. Fue horrible andar bastante rato por la vía (técnicamente por el balasto) iluminados solamente por la linterna del revisor. Y en medio de todo el caos un señor con un televisor de muchas pulgadas sobre su cabeza. Os recuerdo que entonces no había televisores de pantalla plana. Aquel día decidí que a mí no me pasaría eso. Pero sigo viendo a turistas con unos equipajes que dan miedo. Siempre pensando que alguien cargará con ellos. ¿Pero y si no están “ellos”?

Anuncios

6 comentarios to “1. El viaje”

  1. Rilke Says:

    Bueno, pues ya estoy esperando una entrada con tu “lista de comprobación”, que seguro que aprendemos algo y siempre viene bien comparar…

  2. Chiqui Says:

    ¡¡Me parece una estupenda idea!!
    Estaría bien, si no te importa, que compartieras tu lista con nosotros… porque yo calculo fatal a la hora de hacer equipajes. Normalmente siempre me paso.

  3. Al desde Siem Reap Says:

    Bueno, la lista es muy personal pero intentare hacer algo. Pero sin botiquin que asi se saben las goteras de cada uno.

  4. torpedo Says:

    Sería fantástico que nos dijeras los secretos de la lista. Comenzaré a compartir secretos personales para que no te dé mucho corte contárnosla, yo hasta ahora lo único que he conseguido en la optimización del espacio en viajes ha sido el cambio de los gallumbos tradicionales por el tanga de hilo dental. Sí que se ahorra, sí, y además uno va superfresquito.

  5. Luigi Says:

    Angel, el paso de los años en tus neuronas refleja y nos aporta la sabiduría que vas adquiriendo en cada uno de tus viajes el cual nos hace gozar y traslada al universo espiritual que en ellos nos narras.

  6. Al de Camboya Says:

    Un detalle: las pastillas purificadoras de agua que caducan se pueden utilizar para añadir al agua de lavar la ropa y conseguir una lejía suave.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s