AL de la India. Vigésimoprimera entrega. Pushkar.

by

Al fín vengo a Pushkar. No tengo muy claro cuando empieza la feria de los camellos pues me han dado dos fechas diferentes. Pushkar es una ciudad realmente encantadora con un lago en la parte sur, rodeado de esas escaleras, los ghats, donde los indios se bañan de forma ritual. Creo que los más impresionantes que he visto son los de Benarés y Haridwar pero estos tienen un ambiente más tranquilo. Además después del trajín de Ahmedabad y Ajmer, ambas ciudades con mucha polución, se agradece esto.
Único inconveniente: los occidentales. Vaya, no es que ellos sean en sí un problema, pero es toda la fauna que se desarrolla alrededor. Y al volver a ver a occidentales y en cantidad despues de muchos días sin verlos, practicamente desde Delhi, me ha hecho pensar en los distintos tipos que veo, al menos en funcion de su aspecto externo.
La mayoria son de la clase de vestidos “informales pero elegantes”. “Estoy de vacaciones y se me tiene que notar”. Son los mismos que encuentras en el Mediterráneo. Hay una clase formada sobre todo por franceses que parecen vestidos por el Coronel Tapioca. También algunos italianos entrarían aquí pero ellos más “fashion”. También encuentras a alguno, siempre varón, que va vestido como los santones hindúes, de blanco. Se les distingue de los verdaderos en que su blanco es inmaculado y suelen llevar una cámara digital de 3000 euros. Hay unos pocos que se reúnen siempre en sitios determinados de la India, como por ejemplo Pushkar, que creen que al venir a la India tienen que disfrazarse de la forma más estrafalaria posible, con los pelos más largos y más sucios, con los tatuajes más inverosímiles, con pendientes que no te puedes ni imaginar. Claro que a lo mejor lo estrafalario ya lo traen puesto de casa. Hay un grupo importante, generalmente chicas, que se visten como en las ofertas de la India de El Corte Ingles. Son ropas bonitas, coloridas pero que no se llevan aquí. Y cuando alguien la quiere comprar tiene que ir a sitios que venden para extranjeros. Hay otra clase que van juntos y que llevan alguna característica que indica que pertenecen al mismo grupo. Por ejemplo: varones blancos, altos, rubios, fuertes, cerca unos de otros, y con un sombrero que dice: “Eton Ramblers India 2005”. Los he visto. Será para que no les confundan con los de Manchester.
¿A que grupo pertenezco yo?
Pues a un grupo del que no sé si somos muchos o pocos porque si no fuese por la mochila seria difícil distinguirnos: ropa anodina, como los indios, tez morena y pelo negro. Todavía.
Afortunadamente en mi paseo alrededor del lago encuentro un ghat desierto donde me puedo sentar a escribir estas notas. Por alguna razón todos los peregrinos hindúes están al otro lado del lago y los occidentales deben estar en las calles donde están los otros occidentales.
Vaya, como en el Mediterráneo: todos los “ramblers” juntos. Sean de Eton o de Sestao.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s